FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Tecnología

01/12/2011

El fenómeno de Choosa, diseños ganadores para empresas

El crowdsourcing revoluciona el mercado con la creación de propuestas colectivas que demuestran grandes efectos en cuestiones de diseño. Testimonios de diseñadores.
choosa.img

Peluquerías, restaurantes, negocios de indumentaria, empresas grandes y pequeñas, todos necesitan pensar por primera vez en el logo de su emprendimiento, su sitio web, tarjetas personales, folletería y más.

Las nuevas tecnologías hoy dan lugar a plataformas de diseño, donde absolutamente todos los diseños que necesitan los empresarios y emprendedores se piden y se reciben a través de la web. En este momento, miles de empresas están obteniendo sus diseños así.

En el mercado latinoamericano este modelo fue introducido por Choosa en Argentina. Choosa es la plataforma más popular en donde los diseñadores hacen grandes cantidades de trabajos para los clientes que los solicitan. Choosa ya alcanzó los 100.000 diseños repartidos en mil concursos distintos, hechos por una comunidad de más de 16.000 creativos y lleva pagados más de 200 mil dólares en diseños.  

Este modelo de creación colectiva de diseños ya fue probado exitosamente en el mercado norteamericano. Allí el líder maneja 4500 concursos por mes y más de un millón de dólares mensuales pagados a los creativos.

El CEO de Choosa es Peter van Grinsven, holandés radicado en la Argentina. Lo resume así: “Choosa es un star-maker: El talento es descubierto por los clientes y clasificado a través de los concursos creativos”.

El objetivo que posee del negocio es que de acá a un año Choosa se convierta en la comunidad creativa número uno en América Latina. La ganancia que obtiene esta plataforma es el 25% por cada concurso que se concreta.

¿Cuáles son las ventajas que este tipo de negocio ofrece a las empresas? “Evitan la tarea de solicitar presupuestos a varios diseñadores. Luego de registrarse y aceptar los términos de Choosa, recibirán cientas de opciones de diseño como sea posible en el tiempo real que empieza a correr luego de la solicitud”, explica su fundador.

El procedimiento es así: las empresas publican su requerimiento en un brief y también el precio que están dispuestas a pagar. Después los diseñadores trabajan y publican sus propuestas. Los clientes pueden seguir de cerca las tareas de los creativos haciendo ajustes. Finalmente, el cliente elige la mejor propuesta y premia al creativo con el monto de dinero prometido. Si no queda satisfecho con ninguno de los diseños, no efectúa el pago del concurso.

¿Y los diseñadores? Ellos también acceden a clientes, grandes empresas  y pymes de todo el mundo, y sólo a través de su talento.

Alejandro Del Giudice (30) vive en Vicente López, es diseñador y ya participó en más de 60 concursos de Choosa, con 300 diseños realizados y 11 concursos ganados. “Es una ventaja como trabajo freelance por el dinero y como hobby porque es algo que uno lo hace con gusto y por amor al diseño”, dice. “Antes, un cliente pedía diseños a través de un estudio y llegaba a tener 3 o 4 opciones de logo, ahora lo hace a través de una web como Choosa y obtiene más de 100”.

La satisfacción al ganar un concurso es un momento importante: “Un logo que disfruté mucho de hacer fue el de IpadSfera, un blog español de tecnología. El cliente quedó muy contento y se hicieron remeras con el logo, y como mantuvimos contacto me mostraba videos de diferentes conferencias con las remeras puestas y eso está bueno, te hace sentir bien”, recuerda Del Guidice.

Otro de los diseñadores más populares de Choosa es Alejandro Argüello (27). Cuenta que le interesó esta forma de trabajo porque cubre las necesidades de las personas y empresas que quieren que sus proyectos sean conseguidos con un aceptable costo/beneficio sin el excedente que pueden llegar a tener en las agencias creativas.

“Las devoluciones por parte de los clientes -ya sea bueno o malo el diseño-, son de suma importancia a fin de poder construir una imagen mental de las expectativas que buscan que expresemos los diseñadores”, explica Argüello, y concluye: “en definitiva, es importante que haya compromiso de ambas partes, ya que el proyecto es algo que se construye entre los dos”.

Así vemos, el crowdsourcing aplicado al diseño es una oportunidad para todos los que emprendan un nuevo negocio y necesiten diseños, para los que desean hacer una actualización de su marca o sitio web, y sobre todo es una gran fuente de trabajo para muchos talentosos diseñadores que pueden trabajar desde su casa y tener una salida laboral asegurada.

 

 

Expertos