Fortuna Web

Alejandro Díaz: “Se necesita certidumbre sobre las importaciones”

El CEO de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina augura un buen año para las empresas norteamericanas en el país pero reconoce que hay desafíos a enfrentar. Ve la necesidad de inversiones y de volver al mercado financiero internacional.

ATENCIÓN. Alejandro Díaz explica que el textil, el del cuero, el del juguete, el automotriz y el de maquinaria agrícola son los sectores más controlados.

Como CEO de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Am- Cham), Alejandro Díaz no tiene una tarea sencilla. Las más de 750 compañías norteamericanas asociadas, que aportan el 19% del PBI de nuestro país, lo consultan permanentemente respecto a las medidas, tan cambiantes por cierto, que toma el Gobierno nacional. Trabas a las importaciones, giro de dividendos al exterior, piratería e inversiones son los temas que más preocupan a las empresas de EE.UU. radicadas en el país. Si bien el ejecutivo asegura que “la Argentina tendrá un buen año”, también afirma que “el país necesita certidumbres”.

FORTUNA: ¿Cómo afectan las medidas del Gobierno para controlar las importaciones y los giros de dividendos al exterior a las relaciones comerciales entre la Argentina y Estados Unidos?

DÍAZ: Si bien es cierto que hay un endurecimiento de las políticas de importación en términos de mayores controles e intervención y que hacia fin de año se registraron mayores controles cambiarios en el giro de dividendos, el 95% de nuestros socios son firmas que llevan muchos años en el país y están conducidas por líderes argentinos, por lo que conocen la política argentina y las problemáticas que pueden haber. El problema no es ni las medidas que se toman ni el tiempo en que se aplican, sino las incertidumbres que se crean, porque cuando esto ocurre el clima que se genera no es propicio.

FORTUNA: ¿Cuáles son los sectores que se han visto más perjudicados y qué cambios tuvieron que hacer para adecuarse a esta realidad?

DÍAZ: Hay sectores que tienen un control mucho mayor, como son el textil, el de los artículos de cuero, el de juguetes, el automotriz y el de maquinaria agrícola. Cuando se empezó el planteo del balance 1 a 1 para las exportaciones y las importaciones, las compañías buscaron diferentes métodos para responder. Algunas decidieron exportar en la medida que pudieran, mientras que otras se asociaron con exportadores netos para compensar esa posición. En muchos otros casos no enviaron los dividendos al exterior, porque no se trata sólo de balanza comercial, sino también de balanza financiera.

Continuar leyendo el reportaje en esta edición de la revista FORTUNA.

22-1-2012

 

Ya no se permiten comentarios en este artculo