FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

22/01/2012

Los Eskenazi citados para hoy por la CNDC

Los accionistas argentinos de la petrolera YPF acusados por el Gobierno de sobreprecios en el gasoil deben hacer su descargo ante Defensa de la Competencia.
PASADO. Julio De Vido, Sebastián Esquenazi y el gobernador Felipe Sapag, el 10 de mayo de 2011 cuando YPF anunció en la formación "Vaca Muerta" el hallazgo de recursos no convencionales.
PASADO. Julio De Vido, Sebastián Esquenazi y el gobernador Felipe Sapag, el 10 de mayo de 2011 cuando YPF anunció en la formación "Vaca Muerta" el hallazgo de recursos no convencionales.
PASADO. Julio De Vido, Sebastián Esquenazi y el gobernador Felipe Sapag, el 10 de mayo de 2011 cuando YPF anunció el hallazgo de recursos no convencionales.

Por Rodolfo Barros *

La semana pasada fue la peor en la larga relación entre el Gobierno y la familia Eskenazi. En menos de cuatro días se convirtieron en el nuevo enemigo del modelo, y hasta Amado Boudou los acusó como se estila con Clarín de monopólicos y de usar conductas de la dictadura.

El balance empeoró con los días: el ministro de Planificación, Julio De Vido, hombre clave en la relación, no logró ni una promesa de la empresa para bajar el precio mayorista del gasoil, y la Presidenta no desautorizó, al menos, la expansión del secretario de Comercio sobre el caso.

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que controla Moreno, citó para la tarde de mañama a los principales gerentes de la petrolera a una larga indagatoria que terminará el martes.

Esa novedad preocupó aún más al titular de YPF, Sebastián Eskenazi, que leyó que la relación con el Gobierno empeora y se aleja cada vez más de los días en que, por ejemplo, Néstor y Cristina Kirchner autorizaban la operación por la cual la familia Eskenazi se adueñó del 14% y el control de la principal petrolera del país sin poner un peso. Fue en 2008.

Todo lo contrario sintió el gerente general de la empresa el viernes, cuando en su casa de José Ignacio recibió la noticia. La preocupación de Eskenazi no se debe a que la CNDC preparó un cuestionario que demanda al menos ocho horas de respuestas para determinar si la empresa abusa de su posición dominante en la venta de combustibles, ya que un represente legal de YPF ocupará la silla. Pasa por los dos mensajes cifrados en la decisión de la CNDC.

El primero es que el avance de la CNDC de Moreno significa que De Vido perdió margen de maniobra política y su poder de reparto de subsidios. El ajuste en los gastos del Estado dejó al descubierto que las compañías, acompañadas por el Gobierno, tienen un precio mayorista para el gasoil mayor que el del surtidor. El hecho no es nuevo, pero las empresas de colectivos no se quejaban porque la diferencia se pagaba con recursos del Estado.

Al acotarse el poder de gasto, De Vido no pudo cubrir este bache del modelo con la billetera y tampoco que las empresas se hagan cargo, sintetizó una fuente gubernamental. Entonces movió Moreno, que usará una herramienta de mercado como la CNDC para equilibrar los tantos. Ese es el segundo mensaje oculto en la decisión, coincidieron fuentes del gobierno y empresariales: el método De Vido perdió y Moreno presentó una novedad para el modelo una intervención sin billetera en tiempos de vacas flacas.

El dato es leído como el comienzo de un proceso que reacomodará las relaciones del sector.
Pero las fuentes no coinciden en los motivos por los que el Gobierno decidió convertir a YPF de amigo en enemigo.
Al fin y al cabo, Moreno nunca hizo cumplir una resolución que firmó por la que las empresas debe advertir con carteles cundo se quedaron sin alguno de sus combustibles para vender. Dejó trascender que las obligará avender a precio de súper cuando sólo tienen premiun en sus tanques pero sólo quedó en eso.
Las fuentes divergen en las razones de la disputa. La mayoría apunta a que las condiciones del país y del mundo cambiaron desde 2008 cuando gracias a una arquitectura financiera compleja el gobierno autorizó que los Eskenazi le pagaran a Repsol, el aún accionista mayoritario de la empresa con un plan de cuotas hasta 2018 basados en las ganancias de YPF. Ese acuerdo es copntrario a lo que piensa ahora el gobierno de las remesas de las empresas a sus dueños extranjeros.

El tema fue expuesto publicamente cuando a fin de año el representante del Estado en el directorio de YPF y mano derecha de De Vido, Roberto Barata, votó en contra del reparto de dividendos.

También se afirma que la Presidenta no está conforme con el nivel de inversiones de la empresa. Es comentado en el mundo energético que los datos oficiales de reservas dejaron de publicarse porque caen. Otros apuntan a las bases de la relación. La que construyeron Enrique Eskenazi y Néstor Kircher en el Banco de Santa Cruz. Esas versiones se apuntalan sólo con la decisión de Sebastián de partir a Punta del Este en diciembre con la autoconsigna de no posar para los medios.

* Editor de la sección Economía del diario Perfil

23-1-2012

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Expertos