FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

A fondo

13/02/2012

Además del aumento de dietas, los gastos del Congreso son récord

El aumento del presupuesto del Poder Legislativo Nacional para este año será el mayor desde el retorno a la democracia. Cuánto aumentó desde 2004 y cuáles son los rubros más onerosos.
SALTO. Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, el presupuesto del Congreso creció en $ 2.396,7 millones: un 603% en total desde 2004 a 2012.
SALTO. Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, el presupuesto del Congreso creció en $ 2.396,7 millones: un 603% en total desde 2004 a 2012.
SALTO. Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, el presupuesto del Congreso creció en $ 2.396,7 millones: un 603% en total desde 2004 a 2012.

Justificado por varios legisladores y el propio Gobierno nacional, hoy sorprendió la noticia de que finalmente los legisladores nacionales se incrementaron sus ingresos, compuestos por una razonable dieta y los abultados gastos de representación, según consta en  sus recibos.

En números gruesos, ahora el aumento propuesto en diciembre último y aprobado hoy ronda el 100%, ya que pasan de cobrar en mano $ 15 mil a $ 30 mil por mes.

Esa duplicación salarial va en línea opuesta con los pedidos racionales de los trabajadores privados en las paritarias en curso y muy alejado del espíritu de austeridad de gastos y el recorte de subsidios que verbaliza la Presidenta.

Sin embargo, hay un monto infinitamente mayor al costo de esta duplicación de ingresos de los diputados y senadores de la Nación del que nadie habla: el vertiginozo e imparable aumento del presupuesto asignado a ambas cámaras en los últimos años, y particularmente en los gastos proyectados para el corriente.

Por el nivel creciente de inflación, sumado al aumento de la burocracia pública que cada gobierno nombra en la administración estatal casi como una costumbre, el gasto del Poder Legislativo Nacional se incrementa todo los años en niveles astronómicos.

Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, el presupuesto del Congreso creció en $ 2.396,7 millones: un 603% en total desde 2004 a 2012, según un estudio del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina.

En el primer presupuesto de la administración pública nacional presentado en la presidencia de Néstor Kirchner, correspondiente a 2004, el total asignado entonces fue de $ 397, 7 millones y para el 2012 con Cristina Fernández de Kirchner está proyectado llegar a los $ 2.794,4 millones.

Entre los incrementos más notorios en el período, de acuerdo con el trabajo de CADAL, se encuentran: Gabinete de autoridades superiores (8.274%), Publicidad y propaganda (1.318%), Pasajes y viáticos (410%) y Construcciones (13.189%). Si, en 8 años, donde el número de sesiones viene flaqueando, se incrementó el gasto en publicitar la labor parlamentaria más de un 1.000%.

Basta con recordar que a fines del año pasado, la cámara baja sólo produjo apenas 7 sesiones en el recinto y la aprobación de 47 leyes. Un mayor presupuesto no implica más productividad: desde 2001, cada año se trataron y votaron más de cien proyectos. Es cierto que el mayor trabajo se da en las comisiones, pero si esas miles de horas de exposiciones y debates no se traducen en leyes concretas su eficacia o productividad puede ponerse en duda.

Y aunque sorprenda el porcentaje de incremento en el rubro Construcciones, cualquiera que pasó por plaza Congreso pudo ver en estos años la cantidad de tiempo que el palacio legislativo estuvo en remodelación, cubierto por redes negras y con andamios de obra.

Sólo del 2010 al 2012, el gasto asignado a ambas cámara se incrementó en $ 1.377,4 millones  y el personal sumó 793 nuevos agentes, aunque en toda la administración kirchnerista la plantilla total pasó de 9.587 a 11.417 empleados.

“Precisamente en un ámbito históricamente criticado por su improductividad laboral y clientelismo político, es donde hay que aplicar una reforma administrativa meritocrática que termine con las arbitrariedades y los privilegios del personal legislativo”, argumentan los autores de trabajo, Gabriel C. Salvia y Verónica E. Repond, director general e investigadora del centro de estudios.

“Al respecto, la transparencia del Senado de la Nación permite obtener datos reveladores, al brindar la nómina de empleados y la dependencia en la cual están asignados, lo cual se oculta en Diputados por razones obvias”, continúan los investigadores.

Como ejemplo del número de personal cuya necesidad es cuestionable, en la cámara alta están asignados 114 empleados en la Intendencia del Palacio, 84 en la Intendencia del Edificio Alfredo Palacios, 80 en el Bloque de la UCR, 25 en el Museo Parlamentario, 17 en la Delegación Argentina del Parlamento Latinoamericano, 17 en el Instituto Federal de Estudios Parlamentarios, 12 en la Orquesta Juvenil de Cámara, 10 en la Unidad de Enlace con el Parlamento del Mercosur y 102 en la Dirección de Automotores (para 72 senadores y el vicepresidente de la Nación).

13-2-2012

 

 

 

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Expertos