FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Editor

23/04/2012

El éxito está en la diversidad de los equipos de trabajo

Por María Olivieri *
María Olivieri

Actualmente vivimos en un contexto de globalización de los mercados.

Este escenario se ha vuelvo favorable para que las personas puedan buscar trabajo en diferentes países o se internacionalicen las actividades de las empresas.

Además, los movimientos migratorios y sociales, junto con el envejecimiento de la población, favorece a la formación de grupos de trabajo heterogéneos.

Pero qué ocurre cuando se les asigna a personas tan distintas resolver un mismo problema.

El sentido común puede decir que habrá discusiones y que no se llegará a ningún resultado.

Sin embargo, la práctica muestra que los integrantes de un grupo diverso, si están comprometidos con el proyecto, encontrarán la solución, y hasta podrán hacerlo mejor que un equipo homogéneo.

Por esto, las empresas están reconociendo cada vez más el valor de la diversidad en sus procesos.

La inclusión de nuevas generaciones de trabajo hace que personas de diferentes edades, comportamientos y hasta formas de trabajar participen de una rutina diaria.

La globalización y las migraciones internas contribuyen a conformar equipos integrados por empleados con diferentes culturas.

Asimismo, en las últimas décadas la participación de las mujeres ha sido más activa en todos los niveles jerárquicos, lo cual aporta diversidad de género. Este contexto convierte a las empresas en un ambiente multicultural.

Así, surgen diferentes formas de actuar, de enfrentar los desafíos o analizar los imprevistos, que tienen como objetivo formar consensos para alcanzar las metas.

Es verdad que cohabitar con la diversidad cultural, social o de historia de vida no siempre es fácil, y muchas veces un comentario que puede parecer inocente desencadena un conflicto entre los miembros.

Contar en la empresa con un grupo de trabajo heterogéneo representa un desafío para los líderes, pero también significa una enorme ganancia por su aporte al capital intelectual y social, tanto de los miembros como de la compañía.

Por esto, es clave poseer un estilo que incentive la participación y la integración.

En un mundo en constante transformación, en el que la conducta del mercado puede cambiar radicalmente de una hora a otra, un equipo plural estará más preparado para resolver cada situación que se presente, justamente por reunir diversos puntos de vista y experiencias.

Por lo tanto, en un escenario que cada vez tiene menos fronteras, valorizar la diversidad en el mundo corporativo es más que un compromiso ético, es una cuestión de negocios y saber aprovechar las oportunidades.

* Manager de la división de HR de Page Personnel Argentina.

23-4-2012

Archivado en: , , ,

 

 

Expertos