FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

17/05/2012

Con o sin “impuestazo”, Scioli no lograría cubrir el déficit fiscal

Ya es la tercera vez que no logra la aprobación de la ley para aumentar impuestos. Así y todo tendría una brecha superior a $ 1.300 millones. A cuánto asciende la presión tributaria provincial.
Scioli CFK en Nestlé
DULCE. El gobernador Scioli junto a la Presidenta CFK este martes en la inauguración de la planta de Milka, en San Fernando.

La principal provincia del país enfrenta una situación fiscal apremiante la cual se ha visto agravada por el recrudecimiento del contexto nacional e internacional evidenciado en los primeros meses del año.

La gran incógnita ahora es de dónde saldrán los recursos para cerrar las cuentas en la Provincia, ya que el mismo Gobernador reconoce la ausencia de otras alternativas de financiamiento, más allá del aumento de impuestos que intenta imponer.

Buenos Aires, que comenzaba 2012 con una importante brecha fiscal, planeaba cubrirla recurriendo al mercado voluntario de deuda y a la caja del Gobierno Nacional. Sin embargo deberá enfrentar una realidad mucho más adversa.

La profundización de la crisis en el viejo continente sumado a los efectos colaterales de la expropiación de YPF vuelve prácticamente nula la probabilidad de colocar bonos en el mercado voluntario de deuda (en la primera quincena de mayo el riesgo país ha superado los 1.000 puntos básicos).

Por otro lado, las cuentas nacionales se están debilitando. En abril la recaudación creció a su tasa más baja desde febrero de 2010, la cual además está fuertemente condicionada a los precios de la soja vía retenciones a las exportaciones y al mantenimiento del consumo y a la inflación (IVA DGI). Es claro que en un momento donde las cuentas están ajustadas, las provincias recibirán una menor ayuda por parte de Nación, más aún al tratarse de un año no electoral.

Buenos Aires, que viene evidenciando déficit desde 2006, ha contemplado en su presupuesto entre las fuentes de financiamiento $ 5 mil millones provenientes del programa de asistencia financiera (PAF). Sin embargo, es una incógnita la viabilidad de las mismas debido a que la Nación ya otorgó a Buenos Aires alrededor de $3 mil millones este año, correspondientes al Programa de Desendeudamiento.

Scioli en jaque

Este nuevo escenario puso en jaque la estrategia financiera de la provincia y ha llevado al gobernador Daniel Scioli a presentar un proyecto en el que propone aumentar varios impuestos argumentando que “en este momento son limitadas las posibilidades de otro tipo de fuente de financiamiento”.

De todos modos, en el contexto actual, aquellos recursos no bastarán para saldar las cuentas y, por otra parte, ya se vislumbran una serie de costos políticos que deberá asumir la provincia en relación al avance de la reforma tributaria.

La búsqueda por incrementar algunos impuestos trajo un fuerte conflicto con los sectores afectados por la medida. A ello se le suma el hecho que la presión tributaria provincial se encuentra en un nivel récord del 5,57%, lo cual también genera cierto malestar.

Otro de los efectos no deseados del debate en torno a la suba de impuestos en la provincia han sido las tensiones que se generaron en los últimos días con el Gobierno nacional.

La iniciativa presentada en la legislatura bonaerense, que hoy por tercera vez no logró ser aprobada, contempla un incremento de hasta el 40% en el valor del impuesto Rural y Sellos, como así también la eliminación de las exenciones a la televisión por cable y a la telefonía celular, se reducen exenciones y tratamientos diferenciales a las cooperativas y se propicia un aumento de la alícuota de impuesto a los ingresos brutos pasando del 3% al 3,5% para los contribuyentes que facturen entre $1 millón y $30 millones anuales. Lo preocupante es que los recursos extra obtenidos si se acepta la reforma, alrededor de $2.685 millones, no alcanzarán para cubrir la brecha fiscal, la cual en ningún caso estaría por debajo de los $4.000 millones, ya que este resultado se calcula teniendo en cuenta una buena performance en los ingresos y contemplando la estrategia de financiamiento del presupuesto de la provincia de Buenos Aires.

Todos se preguntan, de dónde saldrán los $ 1.315 millones que todavía no logra ingresar a las arcas provinciales. Desde diversos sectores, y ante la falta de otras fuentes de ingresos, le aconsejan a Scioli que empiece a bajar gastos.

Fuente: abeceb.com

17-5-2012

Archivado en: , , , ,

 

 

Expertos