FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

17/07/2012

Pensando en Milton Friedman mientras se festeja ajuste español

Lo que dijo el economista es muy cierto: la política monetaria no te soluciona el “largo plazo” pero es enormemente efectiva en “calmar al corto ”.
ajustes
Milton Friedman décadas atrás dijo: “la política monetaria es inefectiva en el largo plazo”.
Por Germán Fermo *
Dentro de las tantas cosas brillantes sobre las que escribió Milton Friedman, y a pesar de su convicción en la relevancia de la política monetaria como instrumento formidable de amortiguación de shocks económicos, también el economista indicó claramente que la política monetaria no puede hacer magia. No se puede cambiar al mundo simplemente con emitir dinero, de lo contrario, hacer política económica sería una disciplina muy sencilla.
En un lado opuesto del argumento, el brillante John Maynard Keynes con su concepto de reactivar demanda vía política fiscal activa también entendía que aumentar el gasto in-eternum tampoco hace magia y probablemente se llegue a un punto en donde trae más problemas que soluciones.
Estos cinco años de crisis nos han mostrado a dos bloques con enfoques extremos en el manejo de la tragedia, tan extremos que ambos han fallado al menos parcialmente en su objetivo final: la solución del problema.
Por un lado, Estados Unidos empecinada casi exclusivamente en lucharle a esta crisis desde el lado monetario sin mirar la mega-burbuja fiscal que tiene en frente y que sigue contemplándola sin una sola solución relevante. Del otro lado del Atlántico, Europa se empecina en el ajuste fiscal sin utilizar a la herramienta monetaria como anestesia a la “cirugía general” que requiere Europa desde el lado fiscal.
Los últimos anuncios del Gobierno Español, vuelven a insistir en una receta que no está funcionando en Europa: severo achique fiscal en medio de una recesión sustancial. Recordemos que España tiene un desempleo del 25% lo cual la ubica entre los más altos de la Unión Europea.
Cuando un país entró en un sendero inestable en la relación deuda/PBI está muy bien recurrir al achique fiscal como herramienta de largo plazo porque, tal como decía el brillante Friedman, la política monetaria es inefectiva a largo plazo. Por lo que, a un problema real no se lo puede solucionar exclusivamente vía QEs in-eternum.
Sin embargo, Europa se sigue equivocando en exagerar la ortodoxia monetaria y fiscal para un período históricamente diferente y por lo tanto potencialmente explosivo que requiere soluciones económicas “fuera del manual”. Esta crisis es la peor que ha visto la humanidad porque encontró a un mundo muy globalizado y muy interdependiente y por lo tanto más vulnerable a “los problemas del vecino”. Si a esto le sumamos el brutal leverage con el que se encontró esta crisis al comienzo, tenemos un cóctel explosivo que adquirió su mayor tamaño con la quiebra de Lehman.
Los esfuerzos de España han sido bienvenidos por el mercado de bonos y está muy bien que sea así. España está haciendo esfuerzos sustanciales para honrar su deuda y su pertenencia al Euro. Sin embargo, para que el ajuste fiscal no termine sucumbiendo ante la inclemencia macroeconómica de esta crisis es de sustancial importancia que por primera vez desde el inicio de la crisis el BCE le de fluidez monetaria al sistema para que la cirugía general que está implementando España (y muy probablemente otras economías PIIGS en un futuro cercano) encuentren un amortiguador monetario de mediano plazo. El BCE debe oxigenar a España, estabilizar su curva de yields y prepararla para la cirugía general que deberá enfrentar por la próxima década.
Lo que dijo Friedman es muy cierto: la política monetaria no te soluciona el “largo plazo” pero… es enormemente efectiva en “calmar al corto plazo” y desde ahí darle espacio a la política fiscal para que encuentre su curso.
* Ph.D. in Economics (UCLA) , consultor y director de la Maestría en Finanzas (UTDT)

 

 

Expertos