FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

11/09/2012

El CEO de Louis Vuitton envuelto en una ola de críticas

Se trata de Bernard Arnault, el hombre más rico de Francia. Recibió una lluvia de reprobaciones por solicitar el cambio de nacionalidad para pagar menos impuestos.
BERNARD ARNAULT. Presidente de Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH).
BERNARD ARNAULT. Presidente de Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH).
BERNARD ARNAULT. Presidente de Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH).

El hombre que representa a la fortuna más grande de Francia -con un patrimonio de US$ 41 mil millones- hizo temblar al Gobierno.

Se trata del presidente del grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), Bernard Arnault, quien solicitó a Bruselas la nacionalidad belga. ¿La razón? Quiere evitar pagar un gravamen de 75% a los ingresos más altos en Francia.

Si bien el empresario negó que el hecho sea una estrategia para reducir su pago de impuestos, justificó su decisión en razones personales y financieras, además de afirmar que seguiría tributando en Francia.

La noticia provocó una catarata de críticas en ese país. “Púdrete, rico cretino”, tituló en su portada el diario de izquierda Liberation, con una foto de un Arnault sonriente con una valija en su mano. “Francia, ámala o déjala”, agregó la portada del diario comunista l’Humanite. En tanto, el funcionario de la izquierda Jean-Luc Melenchon dijo a una radio local que Francia no necesitaba tales “parásitos”, mientras que el legislador socialista Bruno Le Roux sostuvo que Arnault estaba “traicionando la recuperación de Francia”.

El grupo empresario de lujo LVMH -que concentra las principales marcas de lujo desde Dior hasta Louis Vuitton, pasando por el champagne Moët et Chandon, los perfumes Guerlain y los mejores viñedos de Burdeos-, dijo que concretaría ese cambio de nacionalidad un día antes de que el presidente François Hollande diera detalles sobre el presupuesto para el 2013, el cual incluye un impuesto extraordinario del 75% a las personas de altos ingresos.

Por su parte, el presidente Hollande consideró como una “provocación” el anuncio del millonario de solicitar la nacionalidad belga, y subrayó que la medida de tasar al 75% a las personas con ingresos superiores al millón de euros anuales “no está puesta en entredicho”.

11-9-2012

Archivado en: , ,

 

 

Expertos