FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

12/10/2012

Las empresas que decidieron irse del país en 2012

Louis Vuitton, Cartier, Kenzo, Calvin Klein son algunas de las marcas que dejaron de operar en el país por las restricciones a las importaciones.
CARTIER. El local del barrio de Recoleta cerrará sus puertas.
CARTIER. El local del barrio de Recoleta cerrará sus puertas.
CARTIER. El local del barrio de Recoleta cerrará sus puertas. Foto: AFP

En este último año, es notable la cantidad de empresas que se fueron de la Argentina. La mayoría de ellas proveen bienes de lujo como Louis Vuitton, Cartier, Kenzo, Calvin Klein, Yves Saint Laurent, Ermenegildo Zegna, Ralph Lauren, Emporio Armani y Escada. Las firmas se ubica en la zona de Recoleta, sobre la elegante avenida Alvear, una de las más caras de Buenos Aires, y en Galerías Pacífico. Como el 100% de los artículos que ofrecen son importados, la mayoría de las marcas de lujo de los locales presentan pocos en exposición e informan que tampoco tienen en stock para mantener la operación.

Louis Vuitton anunció hace poco que cerrará a comienzos de octubre el único local que mantiene en el país desde 1995, ubicado en la esquina de Alvear y Ayacucho. La empresa dijo que “interrumpe sus actividades comerciales hasta el regreso de un período más favorable en el país”, aunque prevé abrir otro local en Punta del Este. La decisión partió del grupo LVMH, frente a la política nacional de restringir importaciones.

A su vez, cinco años después de haber regresado a Argentina, la marca Kenzo decidió cerrar su único local en ese país convirtiéndose en una nueva damnificada por las políticas oficiales. Propiedad del grupo francés Louis Vuitton Moëtt Hennessy (LVMH), la tienda de Kenzo se encuentra en el Patio Bullrich, shopping del grupo IRSA del barrio porteño de Recoleta.

La firma Chanel se instaló en Argentina el año pasado realizando una inversión inicial muy importante. Sin embargo, los resultados fueron distintos a los que esperaban. Mirtha Conde, encargada de la filial, contó a PERFIL cuenta que les “afectó mucho el primer semestre del 2012” y el cepo al dólar. En Chanel tuvieron que cambiar las disposiciones internas: “En la boutique ya no aceptamos más dólares, porque no se pueden depositar sin antes pasar por un conjunto de requisitos de la AFIP”, explica Conde.

La joyería Cartier es otra de las que abandona el país. Situada en la avenida Alvear, el 31 de octubre cerrará sus persianas y en su reemplazo abrirá la boutique Design Destrict. Al igual que muchas empresas internacionales de otros rubros, la compañía no sólo enfrenta las restricciones a las importaciones sino una fuerte caída en el nivel de ventas y a las exigencias que mantiene la AFIP sobre el eslabón comercial.

La marca Yves Saint Laurent dejó también de operar en Argentina por decisión estratégica de su grupo controlante europeo. Por otro lado, la marca de ropa interior Calvin Klein Underwear, que llegó al país en 2008 y apostó a la inauguración de cuatro tiendas en distintos centros comerciales, cerró en marzo su último local en Unicenter, para irse definitivamente del país. La firma, una división del grupo norteamericano Warnaco Group, con sede en Nueva York, contempló la apertura de 15 locales en la Argentina a su llegada pero debió concentrar todos sus productos en su comercio del Unicenter, donde los descuentos trepaban hasta alcanzar el 75 por ciento a principios de año.

Otra marca de lujo en retirada es la alemana Escada que cerró su único local en Buenos Aires. Asimismo, la afamada marca de ropa italiana Ermenegildo Zegna cerró en forma “momentánea” su local de la Avenida Alvear y lo mismo hizo Ralph Lauren, que dispuso el cierre “temporario” de sus tres locales en el país ante las dificultades para abastecerse de prendas que generan las trabas oficiales a la importación.

Por la redacción de Perfil.com

12/10/2012

Archivado en: , , ,

 

 

Expertos