FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

23/10/2012

Slim propone cambiar la jornada laboral a 3 días de 11 horas

El empresario mexicano tiene una particular propuesta para que Europa salga de la crisis, se cree más empleo y se reduzca la pobreza. Qué recomienda.
CARLOS SLIM. Empresario y magnate mexicano.
CARLOS SLIM. Empresario y magnate mexicano.
CARLOS SLIM. Empresario y magnate mexicano.

El empresario más rico del mundo, Carlos Slim, cree que el modelo de cinco días y ocho horas de trabajo no necesariamente es el más adecuado para que Europa salga de la crisis. “Que se trabajen 3 días de 11 horas”, propuso, aunque aclaró que éste modelo solamente es posible de aplicar en lugares desarrollados como Europa o Estados Unidos.

“El seguro de desempleo debe estar ligado a una reconversión laboral para que a la persona que se dedicaba a cierta actividad se la prepare para otras”. “Tiene que aprender para tener una capacidad multiempleo”, aseguró Slim.

Para derrotar a la pobreza, la solución es el trabajo, “el empleo satisfactorio, que, además, dignifica a la persona”.

El empresario también dijo en una entrevista que publica el diario El País que “la edad de retiro debe ser mayor” porque en la sociedad industrial el trabajo era físico, pero ahora son “sociedades de servicios”, donde lo importante es la experiencia y el conocimiento.

Con 72 años, el empresario y presidente honorario del Grupo Carso, afirmó que “hoy estamos 180 grados al revés” en esta “nueva civilización” de democracia, libertad, productividad y globalización en comparación a las sociedades agrícolas y la era postindustrial.

Este “gran cambio tecnológico tiene muchas consecuencias” y cita, entre ellas, un “gran crecimiento” económico y poblacional en Europa tras la II Guerra Mundial que llevaron a los gobiernos, entre otras cosas, a establecer un “Estado de bienestar cada vez mayor que se volvió insostenible”. “Es necesario hacerle algunos ajustes a este Estado de bienestar establecido. Se necesitan algunos cambios estructurales, que se ve que (los gobiernos europeos) no están haciendo” y acuden, en cambio, a la “tradicional receta” del ajuste del déficit fiscal mediante el aumento de impuestos o reducción del gasto público, afirmó.

23-10-2012

Archivado en: ,

 

 

Expertos