FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

06/11/2012

Anses caería en déficit operativo si pagara los 240 mil reclamos judiciales pendientes

Su titular, Diego Bossio, le explicó a la Corte la situación que enfrenta el organismo frente a los reclamos de la clase pasiva.
FONDEO. Diego Bossio, titular de la Anses, es el responsable del dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad previsional, que se usa poco para pagar jubilaciones y mucho para fondear planes o necesidades del Ejecutivo.
FONDEO. Diego Bossio, titular de la Anses, es el responsable del dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad previsional, que se usa poco para pagar jubilaciones y mucho para fondear planes o necesidades del Ejecutivo.

La ANSES le explicó hoy a la Corte Suprema que si tuviera que satisfacer los 240 mil reclamos judiciales de jubilados y pensionados por reajustes de haberes caería en un déficit operativo, pues no tiene fondos suficientes para hacer frente a esa erogación.

Así lo revelaron fuentes judiciales después de que el titular de la ANSES, Diego Bossio, se reuniera esta mañana con los jueces de la Corte, quienes lo convocaron para que explicara la situación del organismo frente a los reclamos de la clase pasiva. El funcionario escapó de los reclamos de cientos de jubilados que lo esperaron en el edificio de Tribunales (fotos).

La ANSES explicó que de cumplir con los fallos “Badaro” y “Eliff”, que dispusieron la movilidad de las jubilaciones, sufriría un déficit operativo respecto de lo que recauda y paga en la actualidad, y debería recurrir al Fondo de Sustentabilidad para afrontar los costos.

Los jueces de la Corte interrogaron a Bossio sobre por qué la ANSES no está aplicando los criterios de movilidad fijados por el alto tribunal en los antecedentes Badaro y Eliff, a lo que el funcionario explicó que todo “el dinero que ingresa se gasta” en prestaciones.

La Corte pidió precisiones sobre cómo se gastan esos fondos, y según las fuentes, Bossio describió las “bondades” de haber ampliado la base de prestaciones, que desde 2003 a la fecha alcanza a sectores postergados que ahora cuentan con una cobertura y con haberes de los que antes carecían.

En ese contexto, la ANSES explicó que si tuviera que pagar todos los reclamos por reajustes jubilatorios sufriría un déficit que terminaría perjudicando a los beneficiarios de los regímenes previsionales.

El titular del organismo previsional y los jueces analizaron también la alta litigiosidad que afecta al fuero de la Seguridad Social, donde tramitan actualmente 240 mil causas y, como los reclamos de reajustes no son satisfechos, el número de expedientes crece constantemente.

La Corte se comprometió a formar un grupo de trabajo para buscar mecanismos que reduzcan esa litigiosidad.

Finalmente, la ANSES planteó una serie de “límites” a la cantidad de causas que a diario ingresan con reclamos de jubilados, y en ese sentido postuló el fin de la gratuidad de las demandas (en la actualidad no se pagan tasas judiciales por reclamos previsionales), la caducidad de plazos (dos años a partir del momento en que se accede a la jubilación), entre otras cuestiones.

La Corte le correrá vista ahora a la Defensoría del Pueblo de la Tercera Edad para que se notifique de la respuesta de la ANSES y postule su criterio al respecto, y luego de eso la causa quedará en condiciones de ser resuelta.

Lo primero que deberá resolver la Corte será la “legitimación” del Defensor del Pueblo para reclamar en nombre de todos los jubilados, algo a lo que la ANSES se opone. Pero la Defensoría replica que “hay 1,2 millones de jubilados, no es posible que haya 1,2 millones de juicios para acceder a lo que la Corte ya fijó en sus fallos”.

Archivado en: ,

 

 

Expertos