FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

24/11/2012

Default o no Default

Aparecieron los errores del canje de deuda del año 2005. Nadie pensó que podían litigar.
Por Salvador Di Stéfano (*)
 –¿Caemos nuevamente en default?
–Es casi seguro
–Contame la historia así la comprendo.
–Argentina en el año 2002 no tuvo la mejor idea que declarar la cesación de pagos de la deuda, en voz y mando de Adolfo Rodríguez Saá. Esa deuda se reestructuró en dos etapas y quedó un saldo.

–¿Cómo fue la primera reestructuración?
–Se llevo adelante en el año 2005. Con tres bonos, uno de ellos el cuasi par sobre el que no vale la pena extendernos porque es un bono a largo plazo que quedó en manos de las AFJP (todavía no estaban estatizadas). En manos privadas quedaron dos bonos: quienes no aceptaron quita, se llevaron un bono par con vencimiento al 2038 con una tasa que va creciendo en la medida que avanza la maduración del título y en la actualidad paga el 2,5% anual. Su amortización es en cuotas semestrales entre los años 2029 y 2038.  A este bono hay que sumarle el cupón PBI.
–¿Cuál fue el segundo bono?
–El bono con descuento, este título tiene una quita del 66%, paga una tasa de interés del 8,28% anual, en la actualidad paga el 5,77% anual en efectivo y se capitaliza el 2,51% anual. La amortización se paga entre los años 2024 y 2033, que es cuando vence el bono. A esto hay que sumarle el cupón PBI.
–Este canje fue un éxito.
–Correcto, nadie esperaba tanta adhesión, sin embargo la hubo y posibilitó que los acreedores fueran más flexibles a futuro. El único problema, es que dicha adhesión estuvo ligada a una cláusula gatillo por la cual quienes ingresen a futuros canjes o arreglos con el gobierno tendrían que tener una propuesta similar o inferior a la que se ofertaba en aquella oportunidad. Esto hizo que el primer canje tuviera una adhesión del 75%. El ministro Roberto Lavagna endulzó la propuesta mucho más, y ofreció un cupón PBI que le cuesta muy caro a todos los Argentinos menos a los tenedores de este título.
–¿Vos decís que Roberto Lavagna se equivoco?
–Se aseguró el primer canje, y no tuvo en cuenta el costo del cupón PBI, y nunca imaginó este juicio a futuro. En todas las renegociaciones de deuda una pequeña porción litiga, en el 2005 esto no se tuvo en cuenta y estamos pagando las consecuencias. Hoy nadie se acuerda de Lavagna, pero fue responsable de lo que hoy estamos viviendo. Después vino una segunda etapa.
–¿Cuándo?
–En el año 2010 se dio un segundo canje, que posibilitó que el 92% de los títulos en cesación de pagos del año 2002 pasaran a situación regular. La característica del segundo canje fue la siguiente: para los que aceptaran el bono par, se pagaban los intereses atrasados en efectivo; para los que aceptaban los bonos con descuento, los intereses atrasados se pagaban con un nuevo bono, denominado Global 2017. Este bono vence el 2 de junio de 2017, tiene amortización al final, y paga intereses del 8,75% anual, el 2 de junio y 2 de diciembre de cada año. En ambos casos se entregaba un cupón PBI pero no se pagaban los pagos atrasados.
–Correcto, esto no daba lugar a que quienes aceptaron el primer canje inicien un juicio al Estado por mejorar la propuesta.–Esto último era la única diferencia con el primer canje.
–¿Qué quedó en el tintero?
–Quedó una deuda de 6.574 millones de dólares en bonos del año 2002. Si le sumamos los intereses que generaron estos títulos llegamos a la cifra de 4.701 millones de dólares. Esto implica un total de 11.215 millones de dólares. Los bonistas que litigan con Argentina reclaman esta cifra, más intereses por la mora y punitorios, lo que sumaría un total de 20.000 millones de dólares aproximadamente.
–¿Qué sucedió con el fallo de Griesa?
–El juez de New York fallo a favor del Fondo NML; ordenó el pago de la deuda original, que son 1.330 millones de dólares. Eso si tomó precauciones.
–¿Cuáles?
–Si Argentina litiga en una instancia superior, impone que se deposite los 1.330 millones de dólares como garantía del cumplimiento futuro del fallo.
–¿Embargará?
–No pueden embargar porque el pago al Banco New York Mellon se realiza en Argentina. Sin embargo, el juez podría iniciar juicio a Banco New York Mellon si paga a los tenedores de cupones y no a los bonistas que reclaman el pago de la deuda del año 2002. El juez tomaría esta acción como una colaboración del banco norteamericano con Argentina, que mantiene un juicio con ciudadanos norteamericanos que no cobran los bonos que compraron libremente en el mercado.
–¿Entonces?
–Si Argentina, por el camino que fuera, no paga el cupón PBI el día 15 de diciembre en Estados Unidos caerá en default técnico.
–¿Argentina acatará el fallo del juez Griesa?
–Argentina no acatará el fallo del juez Griesa ya que reconocer el pago al Fondo NML podría traer una lluvia de demandas. Nuestro país no puede mejorar el pago de la deuda en cesación de pago sin que los bonistas que ingresaron al canje reciban igual beneficio.
–¿Esto que implica?
–Si Argentina le paga el 100% de la deuda a NML, los bonistas que ingresaron al canje, con una suma cercana a los 92.000 millones de dólares, reclamaran igual trato, lo que sería una tragedia para Argentina.
–Vamos a las conclusiones
–El canje no fue bien pensado: se incorporó un bono como el cupón PBI por el que pagamos una fortuna. Además, limita el arreglo con los bonistas que fueron a juicio. Esto último nos lleva a un laberinto jurídico que nos coloca nuevamente en una situación desventajosa a nivel internacional.
–¿Vamos a un default técnico?
–Es muy probable que caigamos en default técnico. Que significa que queremos pagar, pero no nos dejan.
–¿Cuál es la diferencia entre default técnico y default en el escenario financiero?
–Déjeme pensar… Nnguna: estamos en default.
–Consecuencias
–Este fallo vuelve a traer ruido en los bonos argentinos y seguramente volverá a subir el riesgo país. En el plano doméstico, ante la expectativa de una baja de reservas y un default técnico, es muy posible una suba de la tasa de interés y el dólar blue. Las acciones y los bonos se desploman. No diría a los botes, a los botes, pero si me pondría un casco.
(*) especial para FortunaWeb.
Archivado en: , , , ,

 

 

Expertos