FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

29/01/2013

La suba de ganancias es menos de la mitad de la que querían los gremios

Es en el marco del anuncio del aumento de un 20% a partir de marzo del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias. Temen que el resultado de las paritarias pueda diluir el aumento empujado por la inflación. Por qué muchos sindicalistas no festejaron el anuncio. La pelea de fondo será por las escalas con las que se paga el impuesto.
CFK

CFK

El Gobierno nacional anunció mejoras del 20% en el piso salarial a partir del cual se paga el Impuesto a las Ganancias.  La Presidente anunció el aumento pero no habló sobre las escalas. Los cambios aún no fueron publicados en el Boletín Oficial y para este martes se espera que hable el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.

El monto es menos de la mitad de lo que querían los gremios. En efecto, los sindicatos reclamaban una suba del 50%, para compensar dos inflaciones del 25%: la de año pasado y la estimada para 2013.

De acuerdo al anuncio realizado por la Presidenta, desde el 1° de marzo próximo el sueldo a partir del cual se paga Ganancias se elevará a $8.360 para los trabajadores solteros. La estimación realizada por la jefa de Estado se basó en la remuneración bruta; el sueldo neto a partir del cual se aplica la deducción es $6.939. En el caso de los trabajadores casados con dos hijos, la deducción comienza a aplicarse a partir de salarios de $11.563 bruto, lo que equivalen $9.597 de un sueldo neto.

Más allá del anuncio, el foco quedó puesto ahora sobre qué pasará con los ingresos de las personas que están alcanzadas por el impuesto. Para ello, será necesario conocer finalmente si habrá modificaciones en las escalas, reclamo que une a las dos CGT.

En caso de que no haya cambios en esas escalas vigentes, los trabajadores que estén alcanzados no sentirán cambios en las deducciones mensuales. Sucede que una vez que el asalariado es alcanzado por Ganancias, paga cada vez más porque los rangos no se ajustan.

Qué dijo la CGT opositora

Desde la CGT de Hugo Moyano, Omar Plaini, lamentó que no se haya aprovechado la ocasión para plantear una reforma integral de todo el tributo. En declaraciones a Radio Continental, el sindicalista y diputado del FpV advirtió que tras el cierre de las negociaciones paritarias “más trabajadores serán alcanzados por la famosa tablita”. “Seguimos sin discutir la famosa tablita (las alícuotas), que no se toca desde la época de Machinea (primer ministro de Economía de Fernando de la Rúa) y ahí está la cave”, insistió.

Según Gerardo Martínez, de la central aliada al Gobierno, el cambio en Ganancias “vuelve a un punto de equilibrio para discutir salarios con mucha conciencia en el campo sindical y empresarial”, según señaló a Ambito Financiero. El dirigente evitó hacer una estimación de la cifra en que cerrarán las paritarias.

En tanto,  Facundo Moyano, hijo de Hugo y jefe del gremio de los peajes, sostuvo que el anuncio de Cristina de Kirchner “no tuvo en cuenta una deducción por el pago de alquileres ni de la cuota sindical, como tampoco de un mecanismo de actualización automática como en el caso de las jubilaciones”. “Desoyeron los cuatro proyectos que presenté como diputado del Frente para la Victoria, y también el que llevó la CGT de Caló”, le dijo Moyano a ese diario.

Por su parte, Hugo Yasky, de la CTA oficialista, dijo que “el anuncio es positivo y permitirá un panorama más claro en paritarias, así como un desahogo para los que están más abajo en la escala salarial”, sostuvo. De todos modos, insistió con la necesidad de una modificación más amplia para hacerlo un impuesto “más progresivo aún”. Sobre las paritarias, aclaró que deberán ser anuales porque de lo contrario “se alimentan los sectores que buscan una devaluación”, pero aclaró que los gremios que integran su central mantendrán su objetivo de aumentos en torno del 25%.

El pedido

Por su parte, la Presidenta pidió el lunes una moderación en las discusiones paritarias. “Pedimos el compromiso de los empresarios para mejorar la competitividad y no enfrascarse en una pelea por la distribución del ingreso, como también le pido a los trabajadores”, dijo.

Según trascendió de recientes reuniones del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, con sindicalistas afines, el Gobierno quiere moderar las paritarias en torno al 20%. Los gremialistas de todo el arco político ponen un piso del 25%.

20-1-2013

Archivado en: , ,

 

 

Expertos