Fortuna Web

Por la suba del blue, se desentierran más dólares

Aumentaron las consultas para recuperar billetes embarrados o degradados por el paso de los años. En la city porteña pagan el 85% de su valor. Cómo es el proceso para que el tesoro que dejó el abuelo se convierta en cash.

Quemados. Van a los EE.UU. para su reemplazo. Argentinos y rusos son los más demandantes.

Quemados. Van a los EE.UU. para su reemplazo. Argentinos y rusos son los más demandantes.

Cuando de dólares se trata, los ahorristas no descartan ningún mecanismo para acceder a ellos, incluso si eso implica, literalmente, sacarlos de abajo de la tierra.

Después de meses en los que el cepo cambiario despertó la creatividad de muchos que apelaron a los anticipos de tarjetas de crédito y los casinos para obtener billetes norteamericanos, creció la cantidad de dólares que fueron desenterrados.

Casi como un signo de la época –con un tipo de cambio oficial barato e inaccesible a $ 5,02, alta inflación y un blue a $ 7,71 con una brecha del 53%–, los empleados de los bancos son testigo en forma cada vez más frecuente de una curiosa escena: ahorristas angustiados preguntan qué se puede hacer con los dólares que tienen en pésimas condiciones porque, después de muchos años, regresaron a la superficie.

“En los últimos dos meses creció la cantidad de consultas por dólares arruinados, llenos de tierra, humedad, y a punto de desintegrarse”, aseguró Gustavo Giraldez, director de zonabancos.com.

Se trata, en la mayoría de los casos, de personas que atesoraron hasta por décadas esos billetes en algún lugar de su casa, dentro de latas o frascos que no lograron impedir el fuerte deterioro de esos papeles.

Para Giraldez, “el problema consiste es que los componentes de lino de ese tipo de papel absorben la humedad, aun dentro de un frasco cerrado, y los que peor la pasan son los que eligen las macetas. Hay casos de dólares quemados, cortados y escritos, entre otros”.

Pero ¿cómo se pueden recuperar esos ahorros? Existen dos mecanismos: el más rápido consiste en venderlos en forma inmediata en la city después de acordar un precio, pero generalmente no se reconoce más del 85% del valor que se intenta cambiar. El principal jugador del mercado, en este sentido, es Banco Piano.

Otra manera, que lleva hasta dos años –dependiendo del grado de putrefacción en que se encuentre el material–, consiste en enviarlos a través de un banco local a la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos para su intercambio por nuevos billetes donde habitualmente se reconoce entre el 95% y 98% del monto original.

“Argentina y Rusia son los principales demandantes de ese servicio ante la FED y eso es un reflejo de la cultura de ahorro en dólares que tienen ambos países. A esto debe sumarse el aumento de solicitudes que se registraron en el verano”, agregó el director de ZonaBancos.com.

Controles. El proceso que permite cambiar los billetes arruinados por otros nuevos es extenso y está repleto de controles. Comienza cuando los dueños de las divisas se acercan a un banco local –con cuenta en Estados Unidos en el Bank of América, a cargo de la operatoria–. En la entidad, los ahorristas deben dejar sentado cuál es el origen de los fondos por los controles por lavado de dinero. Por ejemplo, si era dinero de un abuelo por la venta de una casa, se puede presentar el título de la propiedad.

Luego, se separan las divisas que sufrieron un desgaste menor de aquellas en una situación crítica y se acuerda la operación con Bank of América que debe ser aprobada por el Banco Central. Un camión de caudales retira las bolsas de dinero y la documentación de los bancos y las lleva a Ezeiza donde se realizan los controles de Aduana. Las actas labradas son incorporadas en las bolsas, se coloca un precinto y se suben al avión.

Una vez en Washington, llegan los controles de la aduana norteamericana y los billetes gastados vuelven al circuito local. El monto equivalente se deposita en la cuenta del banco argentino que envió los dólares.

Los billetes considerados “mutilados” –más del 50% no es legible– se trasladan al Bureau of Engraving and Printing (BEP) –Casa de la Moneda de EE.UU.–, que recibe más de 50 mil reclamos anuales por un monto que supera los US$ 80 mil millones.

El análisis científico que allí se practica es exhaustivo y determina el monto final que será reintegrado. El BEP informa al banco argentino una cifra que es inapelable y luego se envían los billetes nuevos al país.

El costo final que tiene el ahorrista es de entre 2% y 5% de la suma enviada, debido a los gastos de envío y de laboratorio. Si el pedido partió de un banco del interior del país, se suma otro 5% y la tranquilidad del ahorrista, claro.

Publicado en la edición 755 de Diario PERFIL

Ya no se permiten comentarios en este artculo