FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

04/04/2013

La suba de salarios también se congeló

Según un sondeo de Management & Fit, el congelamiento de precios no evitó la desaceleración de la suba de ingresos entre diciembre y finales de febrero.
0104_salarios_ejecutivos_504

0104_salarios_ejecutivos_504

El crecimiento de los salarios se desaceleró en febrero por tercer mes consecutivo pese al congelamiento de precios, según indicó un informe de la consultora Management&Fit.

Sin embargo, la consultora prevé que en 2013 no habrá un fuerte ajuste salarial para evitar una recaída de la economía en un año electoral.

“El balance del 2013 no registraría un fuerte ajuste del salario real, por varios motivos. En términos políticos, un golpe al bolsillo de la sociedad disminuye el caudal de votos hacia el oficialismo y podría convertirse en un escollo importante para las perspectivas kirchneristas post 2015″, evaluó.

A su vez, planteó, en términos económicos, que los ingresos acompañen la suba de precios “es clave para sostener el consumo y evitar una recaída del nivel de actividad, que hasta ahora no muestra signos de recuperación robusta”.

Según su visión, una de las claves reside “en la efectividad y rapidez del congelamiento de precios, que se extendió por otros 60 días y posiblemente siga en vigencia hasta pasadas las elecciones“.

El informe señaló que en febrero “el crecimiento de los salarios se desaceleró por tercer mes consecutivo”.

Al respecto, puntualizó que “según el Indec, las remuneraciones registraron un aumento anual del 23,3 por ciento en febrero (tras un 24 por ciento en el mes anterior y 24,5 por ciento en diciembre)”.

“A pesar de que el congelamiento de precios redujo la inflación del 26 al 25 en febrero (según el IPC del Congreso Nacional), los salarios reales cayeron por segundo mes consecutivo, algo que no ocurría desde la salida de la pasada recesión (a comienzos de 2010)”, advirtió la consultora.

En este sentido, subrayó que “hasta ahora, las remuneraciones no habían dejado de crecer por encima de la inflación, incluso durante 2012, cuando moderaron su ritmo de expansión por el estancamiento económico”.

“No obstante, en diciembre pasado se verificó una convergencia de los salarios (por arriba) con la inflación (por abajo), que desde entonces se tradujo en una pérdida de poder adquisitivo“, alertó.

En este contexto, la consultora afirmó “una baja de la inflación, aunque sea de apenas unos pocos puntos porcentuales, podría llevar, incluso con desaceleración de los salarios, a incrementos en el poder adquisitivo antes de las elecciones, lo que evitaría las consecuencias políticas y económicas mencionadas”.

 

 

Expertos