FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

05/04/2013

El gobierno porteño le achicó el negocio del subte a Metrovías

El Grupo Roggio mantendrá la operación del servicio por dos años pero pierde los ingresos por publicidad y comercios.
1231_subte_telam_g

1231_subte_telam_g

El Gobierno de Mauricio Macri ratificó hoy la continuidad de la empresa Metrovías, del grupo Roggio, para la operación y mantenimiento del subte porteño, al firmar con la empresa un acuerdo por dos años en el que le quita la explotación de los ingresos por publicidad y locales comerciales.

Mediante esta normativa, el Estado tomará a su cargo todas las inversiones y obras de mejora y expansión. La empresa Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) sostuvo hoy en un comunicado que “conforme a la Ley 4472, a partir de la entrada en vigencia del acuerdo, la empresa Metrovías tendrá a su cargo solamente la operación del servicio y el mantenimiento de los trenes y estaciones“.

Más adelante, la compañía remarca que “el Estado tomará a su cargo todas las inversiones y obras de mejora y expansión y asimismo, se estatiza la explotación de los ingresos no tarifarios tales como la publicidad, los locales comerciales y la fibra óptica”.

La ley de traspaso del subte se firmó el 20 de diciembre de 2012 y estableció que a partir del 1 de enero de 2013 el gobierno porteño se hiciera cargo de las operaciones de las 6 líneas de subterráneos y el premetro. En dicha norma, se ordenó convocar a Metrovías “dentro del plazo de sesenta días, prorrogable por un período de treinta” para evaluar la posibilidad de continuar con esa compañía en la red, contratar a otra o avanzar con la reestatización del medio de transporte.

Si bien algunos funcionarios porteños habían deslizado la posibilidad de avanzar con una reestatización del servicio, SBASE firmó hoy un nuevo acuerdo con Metrovías que estará vigente hasta abril de 2015.

El presidente de SBASE, Juan Pablo Piccardo, puntualizó a la agencia DyN que “es un paso adelante en la gestión del subterráneo para mejorar la seguridad y calidad de servicio al usuario. A partir de ahora el operador se concentrará en la operación de trenes y el mantenimiento, y queda para el estado la explotación de los ingresos no tarifarios así como también todas las obras de mejora y expansión”.

El nuevo acuerdo establece controles periódicos y penalizaciones al operador por incumplimiento del mismo, así como un fuerte incremento tanto en los estándares de calidad a alcanzar como en el control de la seguridad del servicio, que estará efectuado a diario por un cuerpo de inspectores afectados específicamente para tal fin.

“Estamos convencidos de que este nuevo acuerdo ayudará a mejorar el funcionamiento actual de la red de subtes para beneficio de la gente. Hay que poner al usuario en primer lugar”, concluyó Piccardo.

 

 

Expertos