FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

07/05/2013

Cómo es el giro kirchnerista para evitar la devaluación

En la jornada que el dolar paralelo superó los $10, todo el gabinete económico le puso la cara al megaplan de blanqueo. Video.

Por Paola Quaín (*)

El Gobierno abrió la posibilidad de blanquear los capitales no declarados que los argentinos posean tanto dentro como fuera del país para obtener recursos que serán orientados al sector energético e inmobiliario, para lo que se crearán dos nuevos instrumentos de inversión.

En el anuncio realizado esta tarde, los principales miembros del Gobierno detallaron que todas las personas físicas y jurídicas –que no estén imputados en causas de lavado de dinero o terrorismo, sean funcionarios públicos nacionales, provinciales o municipales en la actualidad o anteriores, como tampoco sus familiares directos-, podrán participar de esta operatoria.

En el caso de los interesados en blanquear capitales, quienes ya estén inscriptos ante la AFIP, tendrán que presentar una declaración jurada de Ganancias y Bienes Personales. El proyecto oficial también permite que las personas físicas y jurídicas que no estén inscriptas participen del blanqueo y posteriormente deberán registrarse ante el ente recaudador.

De acuerdo con lo expresado por los funcionarios, se podrá ingresar al sistema: moneda extranjera y divisas “que se encuentren en el país o en el exterior al 30 de abril de 2013”.

En el primer caso, los capitales que están dentro del territorio nacional, deberán ser depositados en los bancos que actuarán como receptores de esos fondos y notificarán al Banco Central. En el caso de tratarse de dinero fuera de la Argentina, se determinó que deberán ser transferidos.

Ricardo Echegaray, titular de AFIP, aclaró al respecto que también está comprendidos dentro del blanqueo los beneficios de la venta de bienes en el exterior, por ejemplo empresas o inmuebles, medida que amplía aún más las posibilidades de las persones que hasta el momento evadieron sus responsabilidades fiscales.

Más precisamente, el capital que ingrese al país en el marco de la medida anunciada, estará exenta del pago de todos los impuestos, como también del pago por transferencias de crédito y débito bancario por la transacción, más conocida como “impuesto al cheque”.

Según aseguró Echegaray, esto se determinó porque el anuncio realizado no responde a “un fin recaudatorio”, de la misma manera que la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, señaló que “el efecto sobre el nivel de reservas será nulo al final del ciclo”, solamente “se trata de movilizar los recursos que se encuentran ociosos”.

Otros de los beneficios de los que ingresen al blanqueo es que no se aplicará sobre ellos sanciones correspondientes a la Ley Penal Tributaria.

Instrumentos de inversión. Una de las herramientas que el Gobierno creará -y que deberá tratarse en el Congreso- está orientada al sector energético y busca canalizar el capital de inversores institucionales y también pequeños ahorristas.

Según se lo denominó “Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BADE)”, tendrá una versión registral y otra física. Las versiones de compra irán desde los 100, 1.000 y 10.000 dólares.

Estos títulos serán transferibles, con vencimiento en 2016 y pagará intereses en forma semestral a un 4% anual.

El segundo instrumento es el Certificado de Depósito para el Sector Inmobiliario (CEDIN). Esta herramienta tiene el objetivo de volcar los dólares no declarados a la inversión en el sector de la construcción y el mercado inmobiliario. Es decir, quienes realicen este tipo de operaciones y las notifiquen podrán de esa forma blaquear los fondos sin tener que justificarlos.

Los CEDIN tendrán poder cancelatorio sobre las operaciones en dólares y, según aclaró Marcó del Pont, será nominativo al portador y endozable.

En este caso, el procedimiento consiste en que las personas físicas o jurídicas que intenten blanquear sus tenencias, deberán presentarse ante un banco, -que oficiará como tomador- y que depositará ese dinero en el Banco Central. Esos montos serán encajados como garantía de la operación.

El interesado en blanquear recibirá a cambio un certificado. Las divisas, en tanto, quedarán depositadas en el Central hasta tanto se certifique que se llevó adelante la operación inmobiliaria y se pague al portador.

Las voces del blanqueo. En la conferencia de prensa que logró reunir a la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el secretario de Comercio del Interior, Guillermo Moreno y el viceministro de Economía Axel Kicillof, se expusieron diversas argumentaciones por parte de los funcionarios sobre la apertura de un blanqueo de capitales.

En el caso del responsable del organismo recaudador, a diferencia de las posibilidades que se abrieron para quienes no tenían capitales declarados en 2008 y 2009, “en esta oportunidad no existen fines recaudatorios”, dijo al destacar que las transferencias que se realicen para traer el dinero fuera del país no deberá pagar el conocido “impuesto al Cheque”.

Marcó del Pont, en tanto, resaltó que la medida anunciada que está en vigencia durante tres meses a partir de su promulgación en el Boletín Oficial, tampoco busca aumentar el nivel de reservas del Banco Central que están un buen nivel y que puede responder a las necesidades del país, ya que “al final del circuito, el efecto sobre las reservas será nulo”.

En suma, los funcionarios destacaron que se trata simplemente de movilizar los recursos que se encuentran ociosos dentro y fuera del país, para ser volcados en el sector energético e inmobiliario.

Desde la cartera de Economía, tanto Lorenzino como Kicillof pusieron especial énfasis en las desventajas que supondría para la economía nacional “una devaluación de 40%, como sostienen algunos economistas que parece que viven dentro de un termo”.

Las declaraciones de los funcionarios tienen lugar un día después de que la presidenta Cristina Kirchner señalara que “los que esperen una devaluación, van a tener que esperar otro Gobierno” porque no tomará ninguna medida que “apunte contr el corazón mismo del modelo”.

(*) periodista de diario PERFIL, especial para FortunaWeb.

 

 

Expertos