FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

27/08/2013

Ganancias | Cómo será el reajuste para no afectar la recaudación fiscal

La suba del mínimo supone un impacto de 4.495 millones de pesos. Nuevas tasas para la compra y venta de acciones. Celebración K.
0827_ganancias_dyn_fortuna

0827_ganancias_dyn_fortuna

 

El Gobierno nacional elevó hoy a 15 mil pesos de sueldo bruto, el monto mínimo no imponible para el pago del impuesto a las ganancias, para empleados en relación de dependencia y, a su vez, fijó en ese monto el ingreso tope para recibir asignaciones familiares, a partir del 1º de septiembre.

En compensación anunció la creación de un nuevo impuesto a la compra y venta de acciones que no cotizan en el mercado de capitales y a la distribución de dividendos, mediante el envío de un proyecto de ley al Congreso.

Las medidas fueron anunciadas hoy por la presidenta Cristina Fernández de Krichner al abrir una nueva ronda del diálogo social que se realizó en la Casa de Gobierno, con la presencia de sindicalistas y empresarios.

Nuevo piso. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, explicó que, desde septiembre, se eleva a 15 mil pesos el mínimo no imponible para el pago del impuesto a las ganancias, para empleados en relación de dependencia y precisó que se elimina la distinción entre solteros y casados.

Según estimaciones de la agencia DyN, para un soltero la actualización significa un aumento de la base imponible de 80 por ciento (el mínimo anterior era de 8.360 pesos), mientras que para los casados es de 33 por ciento (el mínimo era de 11.563 pesos). A su vez, habrá un aumento de 20 por ciento en las deducciones para los trabajadores que ganan entre 15 mil y 25 mil pesos.

De acuerdo con las explicaciones del titular del ente recaudador, con el nuevo tope no pagaran ganancias el 89,8 por ciento de los trabajadores (8.382.390 personas) y que sólo lo abonará el 10,2 por ciento (955.527 contribuyentes).

En el caso de los jubilados, no pagarán ganancias el 99,3 por ciento (5.975.623 aportantes).

La medida comenzará a regir desde septiembre tras el decreto firmado esta noche por la Presidenta, que mañana sería publicado en el Boletín Oficial.

Celebración. Desde el oficialismo, varios dirigentes celebraron el anuncio. El presidente de la comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados, Héctor Recalde, defendió la medida y aseguró que se trata de una propuesta “alejada de las especulaciones electorales”.

“Se hizo después del 11 agosto, cuando se realizaron las PASO”, argumentó. “Esta propuesta está alejada de las especulaciones electorales”, aseguró el exabogado de la CGT.

Por su parte, el senador Miguel Ángel Pichetto opinó que “la reapertura del canje de deuda y la eliminación del Impuesto a las Ganancias para quienes cobren salarios de hasta 15 mil pesos son realmente importantes y trascendentales para el futuro”.

Para el jefe del bloque del FpV en la Cámara alta, la medida “beneficia a la mayoría de los trabajadores argentinos” y “libera la presión fiscal y aumenta el poder adquisitivo de la gente”.

Compensación. El impacto fiscal de la suba del impuesto a las ganancias y de las escalas para recibir asignaciones familiares tendrá un costo fiscal de 4.495 millones de pesos.

El Poder Ejecutivo remitiría a la brevedad un proyecto de ley con dos propuestas para gravar con un 15 por ciento la compra venta de acciones y títulos de “todas las empresas radicadas en la Argentina” que no cotizan en los mercados, ratificaron las fuentes del organismo recaudador.

En dicha iniciativa, la Casa Rosada también propondrá gravar con un 10 por ciento la distribución de dividendos que tengan las “personas físicas o firmas” de compañías radicadas en el país, motivo por el cual “se busca gravar el que gana, distribuye y recibe utilidades”.

Si bien, aquí surge lo que se puede considerar como una doble imposición, el cobro de este tipo de impuestos se realizó hasta 1991, y según fuentes de la AFIP “no hay norma legal que lo impida, ya que existió en el país y existe en otros países”.

“Esto nos aporta un promedio 697 millones de pesos anuales”, puntualizó Echegaray y agregó que “se aplicará una alícuota del 10% a los dividendos que las empresas distribuyan a sus accionistas, lo que contribuye con 1.359 millones de pesos anuales”.

“En definitiva, de los $ 4.495 millones de merma, $ 2.056 lo aportan los privados y $ 2.439 el Estado nacional”, graficó el administrador federal y agregó que las medidas son resultado de “la evaluación constante de las variables económicas y en función de eso, elaborar propuestas anti-cíclicas para mejorar el nivel de vida de los trabajadores y jubilados, y así fomentar el consumo y la demanda interna para poner en marcha los sectores productivos de nuestra economía”, concluyó el titular de la AFIP.

Archivado en: , , , ,

 

 

Expertos