FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

16/10/2013

Cómo ahorrar dinero evitando el taller

Ya sea porque se atraviesa un mal momento económico o por el placer de ahorrar, a la hora de reparar el coche se pueden evitar los grandes gastos haciendo uno mismo las reparaciones.
TALLER.
TALLER.
TALLER.
TALLER. Cómo ahorrar dinero a la hora de reparar el auto.

Por Thomas Mendle (*). En lo que se puede ahorrar más dinero es sobre todo a la hora de lograr las piezas de recambio, aunque siempre hay que hacerlo con cuidado. Quien quiera conseguir por sí mismo las piezas puede ahorrar un buen dinero, pero debe hablarlo antes con el taller que hará el cambio. “Nadie puede obligar a un taller a montar las piezas que le ha llevado el dueño del coche”, dice el abogado André Meyer.

Lo que se puede ahorrar por un lado, puede ser una desventaja por otro, ya que el taller sólo se hará responsable del montaje y no de la calidad o de la garantía de las piezas si fueran defectuosas. El cliente debería pagar de nuevo por el desmontaje.

Si el taller asume toda la reparación, hay una garantía que cubre todo el proceso, tanto las piezas como el trabajo. Un taller serio difícilmente acepte montar unas piezas de escaso valor. “Por ejemplo en aceites de motor se puede lograr un ahorro de un 50%, si lo busca uno mismo”, dice el experto técnico Arnulf Thiemel. El producto debe estar homologado con el fabricante, avisa.

Quien quiera ahorrar demasiado, puede incluso poner en peligro su vida. Sobre todo hay piezas de construcción en las que no conviene escatimar. Y quien no es experto no suele ver dónde está la mala calidad, por lo que conviene pedir ayuda a los que saben.

Los productos dudosos se ofrecen en Internet por un 30 o 70%  del precio de la pieza original. Hay que tener cuidado ante las grandes ofertas y confiar sobre todo en aquellos comercios de repuestos con una sede física y que llevan tiempo en el negocio, porque ellos sí sabrán asesorar. Muchos componentes del mercado lateral son de una calidad tan alta como los originales. Por ejemplo, el faro para un Volkswagen Golf VI del fabricante Valeo se corresponde exactamente con el que lleva el logotipo oficial VW, y permite ahorrar más de 100 euros.

No siempre las piezas originales son más caras. Muchas marcas lanzan una segunda línea de recambios más económica para los vehículos más viejos o lanzan paquetes de componentes a buen precio para determinados grupos de construcción.

A veces no es necesario buscar un recambio. Por ejemplo, las piezas electrónicas defectuosas pueden ser reparadas por un especialista, lo que conlleva un ahorro de hasta el 80% respecto al cambio.

Quien sufra un problema en una pieza no tiene por qué visitar tampoco un centro especializado. Bosch por ejemplo es una firma pionera en el llamado “remanufacturing“, que consiste en procesar piezas que suponen entre un 30% y un 40% de ahorro respecto a la adquisición de la nueva.

(*) dpa.

16-10-2013

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Expertos