FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Protagonistas

30/10/2013

Investigan a los acusados del secuestro de Marita Verón por evasión y lavado

Rubén y Adolfo Ale son investigados por un "ostentoso incremento de su riqueza". Las denuncias de Trimarco y las dudas de AFIP.
1030_ale_evasion_lavado_g

1030_ale_evasion_lavado_g

 

Quince integrantes del denominado “Clan Ale”, que fueron mencionados en el juicio por la desaparición de María de los Angeles Verón en Tucumán por su presunta participación en el secuestro, comenzarán a ser indagados mañana por la Justicia Federal, imputados de los delitos de lavado de dinero y evasión fiscal.

La causa tiene como querellante a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y está a cargo del juez Fernando Poviña, del Juzgado Federal Nº 2, Secretaría Penal IV.

El primer indagado será Rubén Ale, conocido como La Chancha, quien se presentará en la sede de los Tribunales Federales de Tucumán mañana desde las 7.

Las denuncias por evasión fiscal y lavado de dinero fueron impulsadas por Susana Trimarco, madre de Marita Verón, a través del PROSELAC y luego la AFIP, y tras una serie investigaciones y fiscalizaciones avanzó con la presentación judicial.

“El monto de la evasión que se investiga supera la condición objetiva de punibilidad, o sea supera los 400 millones de pesos, y además se dan las condiciones objetivas y subjetivas para ser enjuiciados”, explicaron hoy fuentes oficiales. “De allí que están dadas las condiciones para que vayan presos por evasión impositiva”, enfatizó el portavoz.

La misma fuente sostuvo que “los investigados detentan un ostentoso incremento de su riqueza no justificado, o un nivel de consumos no compatibles con los bienes que posee en forma directa o por interpósitas personas”.

“Esta situación autoriza al fisco a presumir la existencia de una fuente de renta oculta y sólo por esa razón están sujetos a las sanciones de la ley penal tributaria”, añadió.

En total serán indagadas 12 personas, entre los que se encuentra, además de Rubén Ale, su hermano Adolfo Ale, conocido como El Mono. En las investigaciones tuvo especial atención en resultado de unos 15 allanamientos en Tucumán, en los que se secuestraron una gran cantidad de armas de grueso calibre, además de una fuerte suma de dinero en pesos, dólares y euros.

Según establecen las investigaciones, este grupo había tendido una red de negocios vinculados a casas de juego con máquinas tragamonedas, transporte de carga y de pasajeros (remises) y actividades agropecuarias, para enmascarar sus ingresos.

 

 

Expertos