FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

26/11/2013

La importancia de acordar un final feliz para la novela Repsol-YPF

La urgencia del gobierno por encontrar una solución al conflicto por la petrolera. La opinión de los especialistas.
1126_Capitanich_Kicillof

1126_Capitanich_Kicillof

 

El preacuerdo con la española Repsol para indemnizar a la petrolera por la expropiación de YPF es de vital importancia para la Argentina, si es que se pretende atenuar un déficit energético anual de 7.000 millones de dólares y atraer inversiones al país, tal como estimaron diversos analistas.

Argentina necesita grandes inversiones. Sólo este año padecerá un desequilibrio de divisas en la balanza energética que va a rondar los 7.000 millones de dólares”, afirmó a la AFP Marina Dal Poggetto, analista de la consultora Bein y Asociados.

Por su parte, el Director de la Sociedad de Ingenieros en Petróleo, Eduardo Barreiro, sostuvo que, ante la inexistente obligación de invertir, “las petroleras llevaron sus ganancias a Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia”. Asimismo, Barreiro afirmó que “YPF necesita capital internacional para aumentar la producción. Hay que atraer empresas multinacionales“. En idéntico sentido se expresó el presidente de la Federación Argentina de Petróleo, Gas y Biocombustibles, Alberto Roberti, al referir que “Argentina pasa de una posición hostil a una más conciliadora“.

La expropiación del 51% del paquete accionario de YPF se produjo en abril de 2012 y desalentó las grandes inversiones. Por aquel entonces, el impulsor de la expropiación y actual ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmaba que Repsol debía poner dinero por daños ambientales y girar dividendos sin invertir.

Desde que es controlada por el Estado. YPF firmó un acuerdo con el gigante estadounidense Chevron para una inversión inicial de 1.240 millones de dólares en un sector de Vaca Muerta, y otra global a 35 años por 16.000 millones si la explotación resulta exitosa.

Vaca Muerta es una de las más ricas del mundo en petróleo no convencional. Otros que también se encuentran interesados en la explotación son la rusa Gazprom y la alemana Wintershall, controlada por el grupo BASF, que invertirá 3.350 millones de dólares y se reunió esta tarde con la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

El consejo de administración de la petrolera española examinará el miércoles el principio de acuerdo alcanzado el lunes con el gobierno argentino para recibir una reparación económica por la expropiación en 2012, pero inversionistas en Madrid dan por hecho que será aprobado.

El entendimiento puede poner fin a los juicios contra Argentina que entabló Repsol en Nueva York, Madrid, Buenos Aires y en los tribunales del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), el órgano de arbitraje del Banco Mundial.

La demanda de reparación de unos 10.000 millones de dólares de Repsol, que además denunciaba el acuerdo YPF-Chevron, era un obstáculo para la concreción de cualquiera de esas inversiones. Un actor clave en el sorpresivo pacto es la petrolera mexicana Pemex, que también tiene puesta su mira en las riquezas de Vaca Muerta como accionista de Repsol.

Aunque las cláusulas aún no trascendieron y Jorge Capitanich sostuvo que “el acuerdo será conocido cuando esté jurídica y técnicamente resuelto”, en España señalan que la indemnización será de 5.000 millones de dólares, pero fuentes oficiales lo desmintieron a la prensa local. “El mecanismo de compensación será con bonos, es decir adeudándose, o dando participación a Repsol en Vaca Muerta. En ningún caso habrá pago ‘cash'”, afirmó Marina Dal Poggetto.

Tras el anuncio del preacuerdo, los títulos de YPF en Argentina y de Repsol en Madrid, su antigua controlante hasta la expropiación de la petrolera argentina en 2012, reaccionaron en alza.

26-11-2013

Archivado en: , , , , ,

 

 

Expertos