FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Tecnología

27/11/2013

Trabajo o diversión: Cómo elegir la tablet adecuada

Cuál es la mejor opción a la hora de comprar una tablet según lo que se pretenda hacer con ella.
1127_dpa

1127_dpa

Por Andreas Albert

En 2010, Apple presentó a todo el mundo su primer iPad. Desde entonces, esta tableta se ha convertido en todo un éxito de ventas. Tan sólo en Alemania, se calcula que las ventas en 2013 llegarán a los ocho millones de dispositivos, casi un 60 por ciento más que el año anterior. “En el ámbito privado, esas tabletas han sido muy bien recibidas”, dice el experto alemán en electrónica de consumo Michael Schidlack.

La mayoría de la gente que, sentada en el sofá, navega o juega en Internet, usa dispositivos con el sistema operativo iOS, de Apple, o Android, de Google. En muchas empresas, las tabletas de Windows han reemplazado los notebooks de los empleados. Por lo demás, estos dispositivos de Microsoft todavía son un producto solicitado sólo por una clientela específica. “Aunque los dispositivos de Windows 8 teóricamente son mucho más eficientes que las tabletas iOS o Android, hasta ahora no han conquistado el mercado”, dice Michael Wolf, de la fundación alemana Stiftung Warentest, organización que evalúa la calidad de los productos de consumo.

El motivo es este: para los usos típicos de una tableta, los sistemas operativos de Apple y Google simplemente son mejores. “Debido a su diseño, las tabletas son más apropiadas para navegar o jugar”, opina Wolf. “Son sobre todo los usuarios jóvenes los que consumen con la tableta contenidos que antes sólo se utilizaban con aparatos clásicos de la electrónica de consumo como el televisor“, afirma Michael Schidlack.

Para los usuarios de la tercera edad, las tabletas, por su manejo intuitivo, son dispositivos atractivos para introducirse en el mundo de Internet. En cambio, se utilizan menos los programas de procesadores de texto u hojas de cálculo.

“Cada plataforma tiene sus ventajas específicas”, dice Thomas Rau, redactor de la revista especializada “PC Welt”. En su opinión, el punto fuerte de iOS es la estrecha unión entre hardware y software. Además, ofrece la mayor variedad de apps para la pantalla táctil. “Por su parte, Android ofrece la mayor variedad de dispositivos en una amplia horquilla de precios”, explica Rau.

Una ventaja de las tabletas de Windows es que allí se pueden instalar todos los programas reconocidos por la computadora. “Está claro que las tabletas de Windows se diseñaron para ser un aparato productivo”, dice Rau. Por ello, el “multitasking” (realización de tareas múltiples) generalmente funciona mejor y muchas veces un teclado está incluido en el paquete. Además, por USB muchas veces se pueden conectar más accesorios, sobre todo en comparación con la competidora Apple. “Las tabletas de Windows son más computadoras que tabletas”, dice Rau.

“Sin embargo, la desventaja es que esos dispositivos pesan bastante más“, observa por su parte Wolf. Por ejemplo, la Surface Pro de Microsoft tiene un peso de unos 900 gramos, mucho más que los dispositivos de iOS o Android, que generalmente pesan la mitad. “Tampoco la autonomía de la batería de las tabletas de Windows puede rivalizar con la competencia, pese a las notables mejoras realizadas”, señala Rau.

Las tabletas con la versión reducida RT de Windows generalmente son más ligeras. Aun así, este sistema tiene una posición difícil en el mercado. “Los fabricantes han dejado bastante aislado a Microsoft”, dice Rau. El problema es este: a diferencia de Windows 8 u 8.1, Windows RT no da soporte al software regular de la computadora, sino sólo a apps especiales.

Sin embargo, en comparación con Android o iOS, hay muy pocas aplicaciones especiales en Windows RT. Aun así, en una de las apps está el paquete Office completo de Microsoft. Por tanto, quien dé más importancia al procesamiento de textos y a la hoja de cálculo, renunciando a algunas apps y juegos, probablemente esté mejor servido con Windows RT que con Android o iOS.

Sin embargo, en todas las tabletas de Windows se necesita un poco de tiempo para acostumbrarse a la guía de usuario: “El cambio entre la interfaz de mosaicos y el escritorio es confuso”, dice Michael Wolf. La mayoría de los programas de Windows no está optimizada para la óptica de mosaicos, por lo que el usuario muchas veces tiene que retroceder al entorno gráfico anterior, explica Wolf. En iOS y Android no existen tales fracturas, sino que todo parece funcionar como una sola pieza.

Por eso, Rau recomienda a quien necesite un dispositivo de consumo, no para trabajar, que elija un dispositivo Android o Apple. Por el contrario, la tableta de Windows podría ser la mejor opción para quien use con frecuencia software como Photoshop u otros programas de Windows y para quien necesite de verdad realizar tareas múltiples.

Archivado en:

 

 

Expertos