FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

03/12/2013

Difícil que el 35% cierre la brecha con el blue

Las conclusiones ante la nueva medida adoptada por la AFIP. Por Miguel Ángel Boggiano.
1203_DolarBlue

1203_DolarBlue

Por Miguel Ángel Boggiano (*)

 

El 35% difícilmente consiga cerrar la brecha con el blue. Esta es la cuarta de una serie de medidas que el gobierno ha tomado en conjunto para intentar cerrar la brecha cambiaria:

1. Dar la señal de que intentará volver a los mercados internacionales para conseguir financiamiento externo.

2. Acelerar la devaluación.

3. Intervenir en el mercado del contado con liquidación empujando el “dólar fuga” hasta 8,10.

4. Subir el adelanto por ganancias del 20% al 35% a quienes realicen compras en dólares.

 

¿Por qué quiere cerrar la brecha cambiaria? Porque entorpece enormemente la actividad económica y en algunos casos la hace inviable.

No sé si hoy consideren un error haber puesto el cepo cambiario. Pero dado este hecho, es muy difícil que lo puedan levantar de la noche a la mañana. Entonces necesitan de aún más parches para tratar de cerrar la brecha. Veamos el efecto de cada medida:

1. Financiamiento externo. El gobierno no tiene pensado frenar el ritmo de gasto. Esto implicaría esencialmente reducir el empleo público, ya que los subsidios, Fútbol para Todos y otros gastos, son menores en comparación con los gastos fuertes. Dado que no piensa hacer lo que debería hacer (reducir el gasto), terminó de convencerse -tarde- de que imprimir pesos genera inflación (siempre lo supieron pero les gusta no decir la verdad). Como no pueden financiarse dos años más con emisión, la nueva estrategia es conseguir que les presten.

Esto es razonable; pero hay una trampa: les llevará entre 6 y 12 meses, al menos, conseguir dólares prestados, ya que tendrán que hacer algunas reformas y buena letra para que les den el visto bueno. Hasta entonces, seguirán imprimiendo pesos y seguirán perdiendo reservas. Este hecho seguirá empujando al dólar hacia arriba. Lo que puede haber es un cambio de expectativas que favorezca al peso si se concretan signos claros de que se va allanando el camino hacia el endeudamiento externo.

2. Devaluación. El único objetivo es cerrar la brecha y no castigar tanto a algunas actividades productivas como la agropecuaria.

3. Intervención del mercado. Lo han hecho vendiendo bonos y acciones para indirectamente empujar al dólar blue hacia abajo. Esto tiene un costo por liquidar acciones y bonos a precios bajos y es solo un efecto temporario (pasó lo mismo en mayo cuando el dólar blue tocó los $10,40)

4. Dólar “turista” 35% más caro. Esto también tiende a cerrar la brecha con el blue, ya que el “dólar tarjeta” sube. Pero fundamentalmente busca desincentivar el gasto con tarjetas que iba significando un drenaje de reservas para el BCRA.

Sin embargo, esta última medida no tiene en cuenta que empujará a la compra de dólar blue. Simplemente porque cada compuerta que se cierra o se traba para adquirir dólares, termina teniendo su escape indefectiblemente en el blue.

Conclusión. Si bien en lo inmediato vamos a ver un efecto de caída en el blue, los efectos de estas medidas son transitorios. Podríamos tener un efecto más duradero si se concreta lo que busca el punto 1 (el financiamiento externo). Pero eso llevará tiempo. Probablemente más de lo que duren estas medidas de corto alcance.

 

(*) CEO de Carta Financiera S.A.
Docente titular de la Maestría en Finanzas
en la Universidad de San Andrés

Archivado en: , ,

 

 

Expertos