FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Editor

09/02/2014

El tipo de cambio atrae a más uruguayos en tours de compra

Cambian en el paralelo y aprovechan el salto del oficial con la tarjeta. Se llevan ropa un 60% más barato que en su país.
0209_Florida_F

0209_Florida_F

Por Patricia Valli

La devaluación del dólar oficial abarató a la Argentina para el turismo extranjero en todas las operaciones “en blanco”, al punto que se dispararon los viajes de uruguayos al país en plan de compra más que de paseo.

Es cierto que los visitantes se rigen, en general, por el mercado negro, lo que deja al Gobierno sin posibilidad de capitalizar buena parte del gasto turístico que el año pasado ya dejó un 15% menos y llegó a US$ 2.631 millones, según las cifras oficiales. Pero la devaluación sumó atractivos para el verdadero “deme dos, bo” que protagonizan los orientales. “Para el pago con tarjeta, que hayan devaluado es interesante”, explica Silvio, un montevideano que visita Buenos Aires cada tres meses.

Silvio aprovecha las ofertas de Buquebus para viajar a Buenos Aires. Otros, en tanto, prefieren contratar tours de tres a cinco días que prometen “un día libre para las compras”.

“Aunque haya inflación en la Argentina, con el blue nos sigue conviniendo comprar algunos productos en Buenos Aires, como ropa y libros”, detalló el visitante uruguayo que, además, aseguró que en el caso de los buques “los controles aduaneros no son tan estrictos”.

Una de sus compatriotas, Luciana, viaja más seguido a aprovechar los precios de los textiles en el barrio de Once y vuelve con la valija llena de productos que después vende por internet. “Hay buenas prendas y, con el cambio, pueden valer hasta un 60% más baratas que en Uruguay. Es un buen negocio”, explica.

En la frontera del río Uruguay, el escenario es más complicado. Para evitar los cruces constantes de Fray Bentos a Gualeguaychú –aunque sean ciudades enfrentadas por el conflicto de la papelera UMP (ex Botnia)–, el Gobierno de “Pepe” Mujica endureció los controles. Por allí no sólo eran libros o prendas de vestir, sino productos alimenticios, cosméticos, de limpieza, electrodomésticos y a mayor escala. El año pasado, el gasto de los uruguayos aumentó más del 50% según estimaciones sobre los datos del Banco Central uruguayo. Los vecinos dejaron unos US$ 560 millones.

En tanto, desde Paraguay también le sacan el jugo al nuevo tipo de cambio. El ministro de Industria, Gustavo Leite, reconoció el problema del cruce de ciudadanos de su país a la ciudad formoseña de Clorinda para hacer shopping. “Desde el punto de vista de ir a comprar productos argentinos y traerlos de contrabando al Paraguay, creo que de corto plazo va a haber un incentivo”, comentó a los medios locales tras la devaluación de más del 20% en enero. Las cámaras empresarias de Asunción salieron a pedir un mayor control.

 

*Publicado en la edición impresa de Diario PERFIL del domingo 9 de febrero de 2014

 

 

Expertos