FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

27/03/2014

Sospechosa contradicción del Indec hunde a acreedores

Kicillof anunció que el país creció menos de lo que ya había dicho. Se hundieron los bonos. La opinión de los expertos y el efecto "estafador serial".
Conf_Kissilof_Roleri_4_34216

Conf_Kissilof_Roleri_4_34216

El ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció hoy que, finalmente, la economía creció 3 por ciento en 2013, según la nueva metodología de cálculo empleada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, y en consecuencia Argentina no deberá pagar el cupón de deuda atado al PBI.

El 21 de febrero el Indec había anunciado que la economía había crecido 4,9 por ciento en 2013, según la estimación hecha con base de cálculo 1993. Sin embargo, desde el 1 de enero el INDEC comenzó a aplicar un nuevo método para calcular el PBI con base 2004.

El ministro y la cúpula del Indec, integrada por Ana María Edwin y Norberto Itzcovich habían dicho reiteradas veces que no se iba a realizar la revisión de los resultados de PBI ya publicados. Volantazo de por medio, Kicillof informó que se recalculará toda la serie de estimación del PBI desde el año 2005 hasta 2013, y que se tomará el nuevo indicador como parámetro para el pago del cupón PBI, cuya cotización se desplomó en la bolsa.

El nuevo cálculo arrojó una expansión en 2013 del 3%, similar al 2,9 por ciento estimado por las consultoras privadas, resultado que había sido cuestionado por la conducción económica por “carecer de rigurosidad estadística”. Con la nueva base, el país no pagará unos 3.000 millones de dólares.

Palabras de Kici. El Ministro aclaró que la información que se publicó hoy es “preliminar” y que en junio se hará otra estimación. Asimismo, esa estimación tampoco será definitiva, sino que será “provisional”, ya que en septiembre se realizará otra, la cual tampoco llevará el titulo definitivo, sino que será “provisoria”, pero que servirá para definir el pago.

En ese sentido, Kicillof consideró que un crecimiento del 3% en 2013 “es un muy buen desempeño de la economía argentina en un contexto internacional adverso”.

Por su parte, Norberto Itzcovich justificó los cambios en las diferentes ponderaciones que pasa a tener la muestra con base 2004. El funcionario del Indec afirmó que el ítem “bienes” pasó del 34,7% al 43,6%, diferencia que perdió la producción de servicios.

Uno de los ejemplos puntuales definidos por el Itzcovich se refirió a la industria manufacturera, la cual pasó de 19,5% al 22,8% y, en contraposición el sector financiero, perdió participación al pasar de 4,2 al 2,8 por ciento.

Sospechas. Jorge Colina, director del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (Idesa), manifestó sus sospechas sobre la autenticidad de los datos del PBI informados. 

En declaraciones a la agencia DyN, Colina sostuvo que el hecho “lo que hace es desperdiciar la reputación que les queda”, y que el gobierno “tocó los índices de inflación para no pagar tanto por los bonos atados al IPC y terminó pagando por el bono atado al crecimiento”.

Colina sospecha puntualmente que el Indec “tocó el PBI para no pagar” los 3.000 millones de dólares que hubieran correspondido en caso de que el crecimiento del 2013 hubiera sido de más del 3,26 por ciento.

Muchos operadores del mercado salieron a comprar bonos atados al PBI al ver que los datos del INDEC de febrero pasado habían arrojado un crecimiento de la actividad económica del 4 por ciento.

“El costo es que nadie le va a prestar plata a la Argentina o va a tener que pagar tasas altísimas como las que habrá que pagar por el bono de YPF de 8 por ciento anual en dólares”, finalizó Colina.

Estafadores seriales. Por su parte, el director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, afirmó que es “mucho más creíble” la cifra de una suba de 3% del PBI en 2013, en lugar del 4,9% que había anunciado preliminarmente el Indec en febrero.

“Lo lamentable es que durante 2013, con motivo de mostrar un nivel de actividad que supuestamente volvía a ‘tasas chinas’, se mostró un aumento del PBI del 4,9%, lo que gatillaba el pago de alrededor de 4000 millones de dólares del cupón PBI (en pesos y en dólares)”, afirma Abram.

El economista lamentó que “ahora pareciera que, ante la falta de recursos para pagarlo, decidimos reconocer la realidad en cuanto al crecimiento”. Ante este panorama, Abram sostiene que “se refuerza en el exterior la percepción de que los argentinos somos capaces de manipular nuestras estadísticas, en función de estafar a nuestros acreedores, como lo hicimos con la intervención del Indec a partir del 2007 dibujando el IPC y por ende el índice de actualización CER, con el objetivo de pagar menos deuda”.

Respecto del dinero que ahorra el gobierno frente al no pago de los cupones, Abram agregó que “los estafadores suelen ganar mucha plata; pero poca gente está dispuesta a confiar en ellos y, por ende, asociarse o prestarles dinero”.

 

27-03-2014

Archivado en: , , , , ,

 

 

Expertos