FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

24/11/2015

Recalde pidió no volver a la flexibilización laboral

El diputado por el FpV y abogado laboralista advirtió que los acuerdos sociales “no pueden reemplazar” a las paritarias. Su miedo por la aplicación de políticas de los '90.
HÉCTOR RECALDE.

El diputado por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, advirtió esta mañana que los acuerdos sociales entre distintos sectores “no pueden reemplazar” a las negociaciones paritarias, a la vez que reclamó no volver a la flexibilización laboral aplicada durante la década del ’90.

“Estos acuerdos sociales no pueden reemplazar el libre ejercicio de la negociación paritaria garantizada por la Constitución Nacional. Uno tiene el temor de que con estas convocatorias a acuerdos sociales estén frenando lo que han venido ejerciendo los trabajadores, que es discutir libremente las paritarias”, señaló.

En declaraciones a radio América, el abogado laboral aseguró además que las negociaciones salariales “siempre estuvieron incluso por encima de los peores índices de inflación”.

Recalde también se refirió a un posible plan de empleo joven que podría implementar el nuevo Gobierno, y advirtió sobre las dificultades de cambiar “un trabajador viejo por uno nuevo”. “Es bueno crear empleo, pero usted no crea empleo si hace enroque, si cambia un trabajador viejo por uno joven, y encima el joven no paga aportes ni contribuciones. Y eso desfinancia la seguridad social, es dos más dos cuatro. No veo la virtualidad del razonamiento”, señaló.

En ese sentido, aseguró que “la flexibilidad laboral fue eso”, y recordó que “comenzó con una desocupación del 6%, al final de la década del ’90 terminó con el 18%, y en 2001 llegó al 26%”. “Seguir los mismos métodos para llegar a resultados diferentes, es una locura. Si vamos a seguir los mismos métodos que en los ’90, nos equivocamos”, agregó.

Archivado en: , ,

 

 

4 pensamientos en “Recalde pidió no volver a la flexibilización laboral”

  1. Aun se escuchan los insultos de los reclutados por el Modelo, y engañados como aquellos jovenes setentistas, Hoy intentan cometer el mismo error, insistir hasta que los engañados , se pongan la camiseta de los sediciosos, que muy pronto, despues del dia 10, intentaran ponerse en la grilla de los destituyentes, que para eso, fueron preparados por el modelo. Pero esta vez, el pueblo , cambio el angulo de observacion , analizando lo que esta escrito en la historia.
    A saber :
    La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERÓN

    ————————————————————————————————————-

    «Veo bandas rapaces, movidas de codicia, la mas vil de todas las pasiones, enseñorearse del país, dilapidar sus finanzas, pervertir su administracion, chupar su sustancia, pavonearse insolentemente en las mas cínicas ostentaciones del fausto, comprarlo y venderlo todo, hasta comprarse y venderse unos a los otros a la luz del día.»

    «Veo más. Veo un pueblo indolente y dormido que abdica de sus derechos, olvida sus tradiciones, sus deberes y su porvenir, lo que debe a la honra de sus progenitores y al bien de la posteridad, a su estirpe, a su familia, a sí mismo y a Dios. Y se atropella en las Bolsas, pulula en los teatros, bulle en los paseos, en los regocijos y en los juegos, pero ha olvidado la senda del bien, y va a todas partes, menos donde van los pueblos animosos, cuyas instituciones amenazan derrumbarse carcomidas por la corrupcion y los vicios.»

    «La concupiscencia arriba y la concupiscencia abajo… Eso es la decadencia…. Eso es el final.»

    José Manuel Estrada.

  2. Espero que revienten vos y el ladrón de tu hijo. Ninguno de los dos sabe lo que es ganarse la vida en el mundo real. Siempre rascando del Estado. Es fácil decir qué deben repartir los demás, porque total vos no salís a ganarla. Crápula. Parásito de tu pueblo. Lacra rastrera.

  3. agosto 6, 2015 a las 12:49 pm
    LOS DISCURSOS, de la Viuda son tan despreciables para que agan juego con su mismo EGO, se olvida el lugar que ocupa como jefa de Estado, y se convierte en una vieja conventillera, olvidandose cuando llevaron a los niños a escupir a unos cuantos conciudadanos que no eran ni seran OBSECUENTES con su forma de pensar. Lo dejo aqui porque un amigo tiene otra nieta y debo ir a pedir disculpas a la BEBE, por la HERENCIA DE UN PAIS, ECONOMICA Y MORALMENTE DESTRUIDO……

  4. Piantá de aquí, no vuelvas en tu vida;
    Ya me tenés bien requeteamurada…
    No puedo más pasarla sin comida
    Ni oirte así, decir tanta pavada…
    ¿Te creés que el mundo lo vas a arreglar vos?
    ¡ Si aquí ni Dios rescata lo perdido!
    ¿ Que querés vos? ¡ Hacé el favor!

    Lo que hace falta es empacar mucha moneda,
    Vender el alma, rifar el corazón,
    Tirar la poca decencia que te queda,
    Plata, plata y plata, y plata otra vez…
    Así es posible que morfés todos los días,
    Tengas amigos, casa, nombre, lo que quieras vos…
    El verdadero amor se ahogó en la sopa
    La panza es Reina y el Dinero es Dios.

Los comentarios están cerrados.

Expertos