FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

03/02/2016

Para los kirchneristas, Lenin fue neoliberal

Por Gustavo Lazzari | A la política de Lenin, los kirchneristas la hubieran llamado “NeoLiberal”. Es que en el afán de confundir todo el kirchnerismo acusa de “neoliberal” a simples medidas racionales de desregulación de una situación insostenible.

El 21 de marzo de 1921 Lenin promulgó un decreto por el cual establecía la NEP (Nueva Economía Política). La NEP no era otra cosa que la liberalización parcial del “comunismo de guerra” vigente desde la revolución de 1917. Al nacionalizar todas las producciones había llevado a Rusia a una hambruna generalizada.

En particular, en materia agrícola, la NEP permitía la libre disponibilidad de una parte de la producción agrícola. Ello derivó en el crecimiento de una “nueva burguesía” (como después acusaría Stalin) que evitó que la Unión Soviética cayera cincuenta años antes.

Lenin muere en 1925. Su sucesor, Stalin, en 1928 da por tierra la NEP y establece el primer plan quinquenal. Con ello, la persecución a los campesinos. En los años treinta los agricultores muertos por Stalin se cuentan en millones. Algún día habrá que investigar por qué los genocidios del comunismo tienen tan buen marketing

El punto es otro. A la política de Lenin, los kirchneristas la hubieran llamado “NeoLiberal”. Es que en el afán de confundir todo el kirchnerismo acusa de “neoliberal” a simples medidas racionales de desregulación de una situación insostenible.

En los últimos años del gobierno de Cristina la actividad económica fue asfixiada. Al punto de ser la Argentina el único país del mundo que no creció durante cuatro años consecutivos.  El empleo privado se mantuvo estancado durante el mismo período y las economías regionales entraron en colapso total. Producciones enteras no se cosecharon y las cámaras de TV tuvieron el pudor de no mostrar alimentos que se tiraban porque era imposible trasladarlos.

Todo ello, hijo de un capricho autoritario. Cristina y sus últimos gestores de la Cámpora se enamoraron del CEPO cambiario, los controles de precios, los regímenes informativos, las prohibiciones para importar y exportar, y el sometimiento a todas las producciones privadas para pedir permiso hasta para lo más obvio.

Ese sistema fracasó. Generó lo que nos dijeron que no iba a generar. Estancamiento e inflación.

Desde el 10 de diciembre, la administración Macri sólo destapó las ollas a presión (campos minados) que dejó el kirchnerismo. Levantó las restricciones del cepo cambiario, eliminó Roes, Rois,  DJAIS, liberó los precios, ajustó tarifas y tal como Lenin, devolvió a los agricultores parte de la producción que retenía el estado.Sacarle los grilletes a una economía es necesario. Lo hubiera hecho cualquiera, incluso el “neoliberal de Lenin”.

Ahora liberalizar la economía y llevar a cabo un programa liberal es bien distinto.

En esencia, el macrismo pretende una mejor administración del estatismo que creció en los últimos doce años. Los programas típicos de derroche fiscal como Futbol para Todos, la Publicidad Oficial, los megacentros de producción “cultural”, los medios de comunicación oficiales, todo seguirá en manos del Estado. Las empresas públicas como Aerolíneas e YPF , quizás mejor administradas, también.

Continuará la filosofía por la cual “el Estado debe garantizar derechos y bienes a las personas” a través de la AUH, y demás programas de sostén y apoyo.

Es correcto, la sociedad no acepta soluciones más jugadas, ni una conducción ideológica que destierre las vacas sagradas en las cuales cree religiosamente. El Estado en la Argentina es un culto.

Seguramente, la nueva administración gestionará sin manejo político, sin demagogia y con menos corrupción.  Sin duda un avance. Ahora el liberalismo en la práctica es otra cosa. Totalmente distinta.

Lejos de ajustar el gasto público con un bisturí, una política liberal redefine el nivel y la composición de todo el gasto público comenzando por una redefinición de funciones fiscales.

Será el tiempo de preguntarnos si es necesario que el Estado entretenga y divierta a la población. Si es función del Estado subsidiar a las clases medias y altas y sostener de por vida a las clases bajas. Por antipático que suene, habrá que volver a pensar al Estado tanto en la política de gastos como al de ingresos.

Los ingresos fiscales, lejos de “eficientizar las oficinas recaudatorias”, deben volver a pensarse por completo. El objetivo no es recaudar más ni que los que más tienen más paguen. Esos son consuelos de políticos culposos dado que generalmente son ellos los que más tienen.

Argentina, como diría Alberdi, no debe ser “un pueblo de complexión fiscal, simples tributarios o colonos”.

La administración fiscal debe cobrar impuestos eficientes que alteren lo menos posible la asignación de factores y la inversión. El objetivo del país debe ser crecer y generar oportunidades. Nunca el objetivo de la economía puede ser el mantenimiento del Estado extralimitado.

En la Argentina hay 7.000.000 de aportantes y 21.000.000 de personas cuyo principal ingreso depende de las arcas estatales. No hay forma alguna de sostener semejante disparate a no ser con impuestos confiscatorios e inflación.

El kirchnerismo pretendía que las mesas de los pobres las atienda el Estado y que los niños rindan culto a un presidente o a un puntero antes que a los padres. El ideario liberal es lo contrario. El alimento lo provee el trabajo de los padres quienes con su productividad tienen que poder comprar alimentos de calidad. Las netbooks se las deben agradecer los hijos a los padres y no al Estado. En la heladera de los hogares pobres, en un gobierno liberal, puede estar la imagen de San Cayetano, Maradona, Messi, Fangio, Gardel, el Flaco Spinetta pero nunca la de un presidente al cual rendirle pleitesía.

El macrismo propone ser más eficiente y abarcativo en el uso de tales asignaciones.  El liberal gobierna para que no sean necesarias.

En materia de asignaciones más nunca es mejor. Es indicador elocuente del fracaso de la política.

La política liberal es bien distinta a lo que hasta ahora está mostrando el macrismo. Y obviamente diametralmente opuesta al desastre kirchnerista.

Los kirchneristas debieran buscar otro epíteto a la hora de denostar las políticas del gobierno. Deberían ser más creativos. Casi tanto como lo fueron a la hora de destruir la economía.

————————–

Por Gustavo Lazzari,  economista y colaborador de Libertad y Progreso.

 

 

8 pensamientos en “Para los kirchneristas, Lenin fue neoliberal”

  1. Desde la Asamblea de la Revolución Francesa que Izquierda y Derecha son conceptos relativos, algo que confirmo en 1905 Albert Einstein.
    El único marco de referencia absoluto, perdón Albert pero la política y la economía no son ciencias duras, es que todo el espectro político queda a la derecha de Alzogaray y ahora de Mauricio.
    El neoliberalismo predicó ajustar el déficit, cosa que nunca cumplió, fue solo uno de los tantos slógan de campaña como ese de Atlas por ejemplo de “Sabe cuanto gasta el Estado en un segundo?”.
    Paso la guadaña por el Estado de Bienestar, eliminó las cargas impositivas de los muy ricos, de allí este tipo de populismo para ricos que gozaron de quita e impuestos y subsidios, y le cargó sobre la clase media el peso impositivo.
    Ahora de la prédica a la realidad hay un largo trecho y por eso es que desde 1980 al 2005 el único período de superávit y equilibrio fiscal fue el de Clinton.
    Y así llegamos a las catástrofe del 2008 que el amigo Alan Greenspan dijo que no pudo prever y ante el Capitolio reconoció desconsolado que las ideas neoliberales, que comulgas, y en las que él supuestamente creía se habían ido al garete.

    El los próximos meses Mauricio empezará a hablar de esa payasada de la teoría del goteo?

    Con relación a las DJAIS, ahora con Cambiemos, (de nombre), se llaman ahora SIMI, te diría que hables con tu amigo Canta para desasnarte de que va la cosa con las LNA por ejemplo.

  2. Sergio
    “el espectro político queda a la derecha de Alzogaray”
    Te puedo asegurar que no hay nada posible que quede a la derecha de la ideología de Alzogaray. No sería “el espectro político queda a la izquierda de Alzogaray”?

  3. el estado es parte del problema, NUNCA PARTE DE LA SOLUCION Y ARGENTINA ES UN EJEMPLO CLASICO , PASO DEL 30 AL 45% DEL PIB LA PRESION FISCAL EN 10 AÑOS Y DUPLICO LOS EMPLEADOS PUBLICOS , Y NADA FUNCIONA , ES UN KAOS X DONDE SE MIRE …HOSPITALES , ESCUELAS , ENERGIA , ECONOMIAS REGIONALES , FFAA, INFRAESTRUCTURA ……TODO DESTRUIDO , NADA FUNCIONA

  4. O sea que Macri es el lenin argentino? no sabía que estabamos en un régimen comunista….mirá vos!
    Dentro de cuatro años el próximo gobierno tendrá que repetir la historia anterior para solucionar el “hambre” de la gente, dentro de cuatro años tendremos cuatro años más de atraso, qué lindo Lazzari no?, ande yo caliente y riase la gente?….

  5. Muchos estamos con el PRO pues sabemos que tarde o temprano va a hacer realidad lo que deseas Gustavo. Es solo una transición ya vas a ver. En un par de años seremos como Chile donde todo es arancelado como tiene que ser. Nada más qu acá falto el un Pinocho para qu discipline un poco pero a Macri le tengo fe. Espera y vas a ver

  6. La verdad que esta nota me parece muy poco seria, tirada de los pelos. Ni hablar de que la comparación no tiene nada que ver,¿ Lenin y Macri? Me parece una falta de respeto a Lenin, y a la gente que se puede encontrar con esta nota.
    Ni hablar que los kirshneristas han tenido miles de medidas neoliberales como todas las relacionadas a la explotación de nuestros recursos naturales, por ejemplo.

  7. Si lo deja por escrito es fácil comprobar que todo el artículo parte de una mentira : “Al punto de ser la Argentina el único país del mundo que no creció durante cuatro años consecutivos.” Numeros que desmienten esto se encuentran en todos lados aún en los sitios de FMI y el worldfactbook de la CIA.

  8. Realmente este texto es un libelo inatendible que descalifica a quien lo escribió y a su fundación de proveniencia.
    Me animaría a afirmar que participa de una religión más que de una tendencia económica.
    Al pasar dejaré constar que “neoliberalismo” no es un epíteto inventado por los kirchneristas.

Los comentarios están cerrados.