FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

10/06/2016

Inversión en el campo colombiano

Miguel Ángel Boggiano: CEO de Carta Financiera LLC y profesor de Behavioral Finance de la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés.

Aunque entidades como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) han destacado que Colombia son de los pocos países que tienen la ventaja de expandir su frontera agrícola y que el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) afirma que la producción agropecuaria promete  ser el principal impulsor del crecimiento económico de Colombia, la inversión interna y extranjera para el sector, ha sido históricamente baja.

La seguridad jurídica y personal, además de la falta de acceso a bienes públicos, han sido dos enemigos para atraer capital. Al revisar la Inversión Extranjera Directa (IED), se puede ver que esta ha permanecido estancada en materia agrícola y representa un 1,8% de la inversión total de Colombia. Así mismo, al verificar los créditos, otro indicador de inversión, se ha podido comprobar que sólo un 30% se destina a compra de nuevos animales o aumento de áreas sembradas. Mientras que el 70% restante, en su gran mayoría, hace referencia a los desembolsos de capital de trabajo.

El resurgimiento de la inversión en el campo será la salvación de la economía nacional que podría crecer entre un 1,1% y 1,9% adicional al PIB actual, según los expertos. La firma de la paz ayudará a este objetivo, siendo el sector productivo el que más alegrías traería al país.

Para esto, Colombia ya se viene preparando, pues los desafíos en materia de cierre de brechas entre lo urbano y lo rural están por superarse. Lo primero que realizó el gobierno fue el tercer Censo Nacional Agropecuario, para tener la fotografía actual de la ruralidad y empezar a tomar algunas medidas. Lo segundo, fue la realización de la Misión de la Transformación del Campo, que da un diagnóstico y las estrategias para saldar la deuda histórica. Ejecutarlas costaría $16 billones anuales, en un lapso de 12 años.

Pueden leer la nota completa aquí.