FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

13/06/2016

7 preguntas sobre el Blanqueo que nadie se anima a responder

Esta nota fue escrita por Miguel Ángel Boggiano: CEO de Carta Financiera LLC y profesor de Behavioral Finance de la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés.

La Argentina se encuentra camino a aprobar el quinto blanqueo desde la vuelta a la democracia. Alfonsín en 1987, Menem en 1992 y Cristina Kirchner en 2008 y 2013. En todos los casos, los resultados fueron bastante inferiores a lo que se esperaba. Cada uno de estos blanqueos consiguió exteriorizar entre 4000 y 5000 millones de dólares. Si consideramos que diferentes estimaciones indican que existen más de 200,000 millones de dólares de argentinos fuera del país, queda a la vista que todos los intentos han fracasado.

En esta nota voy a responder 7 Preguntas que podríamos calificar como “de alto voltaje”. La semana que viene vamos a lanzar un informe titulado “50 Preguntas y Respuestas del Blanqueo”. Este informe lo estamos preparando en coordinación con un estudio de abogados especializado en temas impositivos. Brindará un marco general de la situación mundial, explicará qué quiere decir “intercambio automático de información” y tendrá decenas de ejemplos prácticos. Tendrá un costo de AR$ 2890.

A modo de instrucción bien vale la siguiente pregunta: ¿Por qué hay tanto dinero argentino sin declarar fuera del país? La respuesta es tan sencilla como desalentadora. El argentino se cansó de que le cambien las reglas de juego, de tener que afrontar una brutal carga impositiva (empezando por un impuesto inflacionario promedio del 54% anual desde la creación del Banco Central) y de tener que lidiar con una clase política que ante cualquier problema lo que busca es ver cómo gastar más en lugar de cómo ahorrar más. El Estado es el especialista en gastar el dinero ajeno.

¿Es ético que tanta gente tenga tanto dinero fuera del país sin declarar? Probablemente tan poco ético como que el estado busque oprimir con sus impuestos más allá de lo razonable. Juan Bautista Alberdi ya decía que había que imponerle límites al estado para que no terminara abusando de sus ciudadanos (esto surge del Constitucionalismo del Siglo XIX).

Sin más preludios, entramos de lleno en las preguntas:

Puede leer la nota completa aquí.