FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

03/10/2016

Una reforma que debilita el sistema electoral

Por Javier Smaldone (*) | Los sistemas de voto electrónico no garantizan el secreto ni la inviolabilidad del escrutinio. Además, permiten las formas actuales de manipulación, y crean nuevos problemas.
Voto electrónico
Voto electrónico

En un sistema electoral republicano, el Estado es un “mal necesario”: todo lo que pueda ser controlado por los votantes debe estar en manos de estos. La tecnología permite nuevas formas de control ciudadano, pero también puede introducir nuevos riesgos; en particular, nuevas formas de manipulación y de pérdida de dicho control. La reforma electoral impulsada por el Gobierno, que acaba de tener dictamen favorable del plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, supone varios cambios a la actual ley electoral. Por un lado introduce un elemento novedoso en el método de emisión del sufragio —una computadora—, en tanto que por otro hace un traslado de atribuciones desde el Poder Legislativo hacia el Poder Ejecutivo.

El nuevo elemento, mediante el cual el votante expresará su voluntad, es un sistema informático. Más allá del nombre que se utilice para definirlo (“voto electrónico”, “boleta única electrónica” o “boleta electrónica”), es claro que se introduce una computadora (hardware y software) entre el votante y la expresión de su elección. Luego del auge de este tipo de sistemas a fines del siglo XX, el uso de computadoras para votar ha decaído en casi todo el mundo. En particular aquellos países pioneros en su desarrollo e implementación —allá por la década del 60— han vuelto completamente, o se encuentran en un claro camino de regreso, al sufragio usando elementos bajo el control del votante: típicamente papel y algún tipo de marcador (birome, lápiz o un sello). La razón es clara: al introducirse un elemento que no puede ser dominado completamente por el ciudadano—y ningún sistema informático puede serlo, no importa los conocimientos técnicos que se posean—, la gente pierde la posibilidad de asegurarse de que el resultado será el reflejo de su voluntad y, más aún, de que nadie podrá saber cuál fue dicha voluntad electoral. Ni siquiera es necesario que el sistema informático en cuestión permita vulnerar el secreto del voto (y son numerosos los casos en que esto ha ocurrido), la garantía de dicho secreto para el votante ya se ha perdido. Y de nada sirven las promesas estatales al respecto —aunque vengan refrendadas por informes y auditorías de universidades—, a lo sumo
pasa a ser una cuestión de fe en las mismas.

El escrutinio de mesa actualmente está en manos de un ciudadano común: el presidente de mesa. El control lo ejercen los fiscales de los distintos partidos políticos que, aún con intereses opuestos, garantizan el equilibrio. El proyecto de reforma introduce el “conteo electrónico”, como una forma de agilizar dicho proceso. Aunque el texto de la propuesta no lo dice, públicamente se proclama que la existencia de una “computadora que cuenta”, de alguna forma reduce la posibilidad de manipulaciones. Claramente esto no puede ser así: la falta de fiscales, y la connivencia entre uno de ellos con el presidente de mesa, permitirían el mismo tipo de manipulaciones que pueden llevarse adelante hoy, más algunas incluso más ágiles y simples que permite la introducción de tecnología informática.

El escrutinio provisorio es quizás uno de los puntos más opacos u oscuros del proceso electoral. El presidente de mesa, ciudadano común, envía el resultado que ha podido calcular y comprobar a la autoridad electoral. Pero luego de esto, la información reunida entra en una especie de “cono de sombra”, durante el cual un funcionario estatal aparece diciendo que “estamos a la espera de reunir resultados significativos para publicarlos”, como si el resultado de una sola mesa no fuera significativo para los votantes. Nada de esto cambia con la reforma propuesta, aún cuando podría introducirse tecnología informática que multiplicara los controles ciudadanos, en tiempo real, para lograr un escrutinio provisorio más rápido y mucho más transparente.

El segundo párrafo del artículo 77 de nuestra Constitución Nacional dice que “los proyectos de ley que modifiquen el régimen electoral y de partidos políticos deberán ser aprobados por mayoría absoluta del total de los miembros de las Cámaras”. Las definiciones sobre el elemento de votación (y de conteo) introducidas por el proyecto de reforma son tan vagas, que dejan librada a la reglamentación de la ley la definición precisa de cómo será el sistema informático a utilizar. De esta forma, el Poder Ejecutivo quedará en posición de determinar exactamente cómo funcionará (y cuál será) el sistema de votación, e incluso de modificarlo con el paso del tiempo, violando claramente la norma constitucional.

Votar usando computadoras no es “moderno”, como tanto se repite, desde el momento en que los principales países del mundo no lo hacen o lo hacen cada vez en menor medida. Quitarle al votante la posibilidad de expresar su voluntad utilizando elementos completamente bajo su control (sin ir más lejos, esta es la razón por la cual ocurre el “robo de boletas”), no es un avance. Dotar al Estado de más poder de control, pretendiendo que los ciudadanos depositen su confianza en él, no es fortalecer el sistema electoral, sino debilitarlo. El uso de la boleta única de papel (el medio de votación más utilizado en el mundo, incluso por aquellos países que abandonaron la votación electrónica), la incorporación de dispositivos informáticos para mejorar el conteo (ayudando a reducir los posibles errores humanos) y la multiplicación de los controles en el escrutinio provisorio sí constituirían un avance hacia la modernización electoral.

(*) técnico informático, integró uno de los equipos que auditó el sistema de Boleta Única Electrónica en la Ciudad de Buenos Aires en 2015.

Archivado en:

 

 

19 pensamientos en “Una reforma que debilita el sistema electoral”

  1. No existe la posibilidad que las boletas sean impresas en el momento, por una máquina (como al entrar a un Banco) y esa impresión se meta al sobre?
    El escrutinio se hace del mismo modo que hoy; y no habría problemas con boletas faltantes, hasta se podría armar el voto por partes y evitar el voto completo a una lista a ciegas.
    No entiendo si eso es lo que se propone o no.

  2. A todos los que leen y leyeron la nota del “””equivocado conciudadano Javier Maldone se les invita a informarse sobre VOTINERA, el Voto Inviolable Electrónico de la R. Argentina mediante el uso, sin reformas, de los cajeros oautomáticos de los bancos.
    EL VOTO BANCARIZADO, despeja todas las dudas del autor de la nota y muchas más; CON VOTINERA NO VOTAN LOS MUERTOS NI LOS VIVOS EN SU NOMBRE.
    https://votinera.wordpress.com/ Y es gratuito para el Estado.

  3. Claramente el “modernismo” polìtico menoscaba exprofeso los derechos de los electores, reduciendolos a mero “ejercicio” a fin de reducir los controles que SUPUESTAMENTE deberìan “legalizarlo”

  4. Cualquier cambio afectaria los aceitados mecanismos de fraude electoral vigentes. cualquier cambio afectara los votos peronistas, que han hecho del fraude un arte menor. Basta de boletas del 1800. basta de robo de boletas, de boletas “cambiadas”, de urnas “embarazadas”, no me consta que el voto electronico se este abandonando en el mundo. ¿que paises han abandonado el sistema electronico? muy dificil de creer. y al final, todo sistema tiene sus problemas.

  5. Los jueces se basaron en dos ideas centrales, destacadas al principio del fallo:1
    El principio de la naturaleza pública de la elección, consagrado en el Art. 38 conjuntamente con el Art. 20, párrafos. 1 y. 2 de la Constitución, requiere que todos los pasos esenciales de la elección estén sometidos a la verificación por parte del público, siempre y cuando no haya otros aspectos constitucionales que justifiquen una excepción.
    Cuando se utilizan aparatos electrónicos de votación, los pasos esenciales de la gestión electoral y de la determinación del resultado deben ser pasibles de ser comprobados por el ciudadano de manera confiable y sin conocimientos técnicos especiales.
    http://www.vialibre.org.ar/2009/03/06/alemania-urnas-electronicas-anticonstitucionales/

  6. Al autor de la nota le falta calle u objetividad. Cualquier sistema, incluyendo contar porotos, es mejor que el actual. Vayan a fiscalizar al conurbano y se daran cuenta de lo que es un sistema falible. El voto electronico utilizado en Capital, tiene el soporte de boleta impresa para poder controlar. Debilitar el sistema electoral actual es IMPOSIBLE

  7. Creo que el mejor sistema es uno que permita elegir cada cargo por distintas pantallas, salga finalmente ese voto impreso, se ponga en un sobre y deposite en urna. DEspues el conteo debe dar igual a lo que tiene la maquina. Te evitas la falta de boletas, la intromision desmedida de los fiscales partidarios retrasando la votacion y provocando malestar, te ahorras en la impresiond e miles de boletas que despues no se usan, flete, transporte y distribucion y los tipicos problemas por polemicas por votos impugnados , etc. El boca de urna es inmediato y el resultado de la eleccion los tenes dos horas despues de cerrados los comicios

  8. Tener el resultado en dos horas te parece significativo? Que se gana con eso? Prefiero que demoren 15 días y se cuenten voto por voto. No olvidemos que un cargo dura cuatro años, y no desesperarnos por un resultado inmediato. La boleta UNICA de PAPEL ( no la boleta partidaria) es la mejor forma.

  9. Andres
    A Javier lo he leído desde hace años y es un especialista en el tema que ha realizado estudios en la Ciudad donde mostró las vulnerabilidades de los chips RDFI.
    Si bien acá el sistema electrónico apoya a un sistema que podríamos denominar al convencional de papeletas, en todo el mundo han demostrado vulnerabilidades preocupantes.

    Por algo hasta la gente del proyecto de software libre GNU/Linux desde hace añares que ha declarado expresamente que se muestra contrario al voto electrónico.

    Por eso cobra importancia una frase falsamente atribuida al tirano Stalin que uso desafortunadamente como propagada la gente de Dievold, (que tantos papelones y sospechas de fraude provocaron en USA).

    “No es quien vota el que cuenta, sino quien cuenta los votos.”
    “It’s not who vote the counts. It’s who count the votes.”

  10. Que nota tendenciosa que miente descaradamente. Yo también fiscalicé la elección de CABA mencionada, siendo delegado de la Justicia: y de ninguna manera la máquina contó nada sin que nadie lo controlara. Tanto el presidente de mesa como los fiscales controlaban que el conteo fuera correcto, que por otro lado se cuentan las boletas impresas, que es lo único que hace la máquina, imprimir el voto que luego será depositado, como siempre, en la urna. Y como siempre también se hará el conteo definitivo con esas urnas y sus votos. Solo se usa una impresora para agilizar el voto, incluso con la ventaja que se ven las caras y algunas otras y para agilizar el conteo, como si fuera una calculadora, que solo cuenta cuando el presidente de mesa pasa el voto, a la vista de todos los fiscales, quienes comprueban visualmente que se cuenta correctamente y que dicho resultado coincide con lo que ellos mismos están contando al mismo tiempo. Los sistemas de otros países que ya no se usan eran de “voto electrónico”, o sea que los resultados se computaban y guardaban en computadoras. En el caso nuestro es una simple impresora.

  11. Sergio, de acuerdo que el voto electronico no es perfecto. Pero seguro es muy superior al sistema utilizado hasta la fecha en la provincia de Buenos Aires. En la provincia, hay un solo partido que tiene capacidad (aparato) para contar los votos. El voto electronico con soporte de boleta impresa permitiria tener un resultado mas acorde con la voluntad popular, eliminar las perdidas de tiempo para los electores y terminar con el clientelismo-aparato-punteros, que son parasitos de la democracia imperfecta.

  12. Los sistemas informáticos rigen gran parte de nuestras vidas: cuentas bancarias, comunicaciones, Gps, Respiradores artificiales, y miles de equipos a los que confiamos nuestras vidas… hasta los lavarropas tienen computadoras incorporadas… no cuestionamos tanto sus vulnerabilidades… Muchos de nosotros hacemos compras por internet y no por ello nos estafan!… en todo caso se pueden auditar el software, el Hardware y las comunicaciones. me parece mucho mas vulnerable el sistema con urnas, papelitos y punteros políticos… mi humilde opinion…

  13. El clientelismo es un problema social que no se arragla con ningun sistema de votacion. El voto electrónico hace más fácil el trabajo del puntero

  14. Los que opinan que “el voto electrónico es mejor que el sistema actual” están completamente ignorando el sistema de boleta única de papel, que es muchísimo mejor que el actual, elimina casi todos los problemas y sale 2 mangos. completamente auditable, ecológico, simple, justo, sin cosas raras. y sobre todo, mantiene el control ciudadano. Claro que la lista sábana es una porquería, pero no cambiemos una porquería por otra. Se puede mejorar el sistema de boto en papel, sobre todo en el recuento, con sistemas electrónicos recontra probados y utilizados en el resto del mundo, pero no en la emisión.

  15. Esta claro que el sistema actual debe ser cambiado, no es seguro, no es verdad que tenemos el control. Se acaba el clientelismo, ya no hay necesidad de darle el sobre con la voleta un día antes al votante. Que control tuvo el ciudadano en Formosa por ej? No se sintió estafado? Se acaba el curro y sobre todo para el partido de siempre…
    De todos los países que habla el autor de la nota, son países serios, de 1er mundo, nosotros vivimos una realidad distinta y en medio de vivos.
    Como comprobamos el fraude en Tucumán en las últimas elecciones? Imposible, pero todos sabemos que lo hubo.
    No comparto para nada la visión del autor.

Los comentarios están cerrados.

Expertos