FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

03/11/2016

Deuda y déficit fiscal: Los peligros de un choque en 2018

Por Ramón Indart | Al constante endeudamiento (en gran parte para pagar gastos corrientes) se suma el vertiginoso aumento del déficit. La "piña" que acecha al país.

Argentina terminará el 2016 con una emisión de casi 50 mil millones de dólares de deuda. ¿Obtener financiamiento externo es de por si un problema? Claro que no. Los signos de alerta se dan cuando uno observa para que se utilliza ese dinero fresco y hoy en el país gran parte de los fondos van para gastos corrientes con un déficit fiscal que creció 47 por ciento en relación al mismo período de 2015, según el Informe de Ejecución Presupuestaria de la Administración Pública Nacional, a septiembre, difundido por ASAP ( Asociación Argentina de Presupuesto).

“El problema es que de cada tres dólares que se consiguen, uno financia gasto de capital y dos el gasto corriente“. Quien señaló esto fue Walter Agosto, investigador principal de CIPPEC, al diario La Nación. “Por eso, no solo hay que tener cuidado por el nivel de deuda, sino más bien observar que básicamente esta se está utilizando para cubrir el déficit fiscal. Y ese no es un mecanismo permanente porque en el mediano plazo puede ser explosivo“.

José Castillo, economista del Frente de Izquierda, habló con PERFIL y se refirió al aumento del déficit y consideró que el principal motivo es que “bajaron muy fuerte los ingresos por la eliminación de las retenciones y la caída de la actividad que repercute en la recaudación del IVA”.

Ahora bien ¿cuál es el panorama cuando se combina el festival de deuda con un creciente déficit que se solventa por el dinero externo? “Esto ya pasó varias veces en los ultimos 40 años. Como en el mercado internacional sobran dólares, hay financiamiento para Argentina. Sucedió con Martinez de Hoz y con el menemismo cuando en el período 95/98 se dio una fiesta de bonos, en Japón, Italia, etc y terminó con el 2001. También en alguna etapa del kirchnerismo, pero en menor medida”.

Para el economista “hoy vemos algo parecido. La tasa es favorable para los especuladores. Pero ¿qué va a pasar cuándo se de vuelta la flecha de la cuenta capital, es decir cuando en lugar de entrar recursos, sea más lo que sale que lo que entra y se corte la posibilidad de endeudarnos?”. A propósito deo y con vistas al Presupuesto 2017 aprobado esta madrugada, Castillo agregó: “El año que viene hay que pagar intereses por 16 mil millones de dólares. Aclaramos que no es toda por deuda de esta gestión. Pero hablamos del 10.5% del Presupuesto. Cuando en 2001 explotó todo, el total para deuda era del 20%”. La comparación que realiza el economista es abismal: “El presupuesto de Educacion es 5,8%”.

En la vereda opuesta, el economista libertario Javier Milei, repasó las últimas crisis económicas para poder observar el presente: “El Rodrigazo en 1975 estalló con un défict fiscal de 14 puntos del PBI; la tablita cambiaria del ’82 lo hizo con 11%; la caída del Austral en 1989 fue con 8% del PBI; la Convertibilidad del 2001 fue con 7%. Ahora bien, en el ’75 y el ’89 nos financiamos con emisión y terminó en hiper inflación. En 1982 y 2002 nos financiamos con deuda y terminó en default”. ¿Entonces? “La crisis llegará cuando no haya más financiamiento. En este caso un acreedor externo que no pone más dinero”.

En ese sentido, Milei remarca 3 puntos a tener en cuenta: “1) El nivel de déficit al que vamos. En 2017 habrá un déficit primario de Nación de 6 puntos del PBI, vamos a pagar 2,5 de intereses, por ende el deficit irá a 8,5. A eso sumale provincias que es 1,5 y también el Banco Central que son 2 puntos más. Entonces vamos a déficit fiscal de 12 puntos del PBI. Si seguimos así, veo una piña en 2018″.

“2) Alguien te financia si mostras capacidad de pago. Para tener esto necesitas superávit primario positivo. Dada la relación deuda-producto que tiene Argentina, que es del 50%, el país tiene que tener un superavit de 2% del PBI. Pero estamos en un déficit de 6 puntos. Por ende hay un desvío de 8 puntos”.

3) Nos financian porque las tasas en el mundo están regaladas. Pero cuando pase la elección de Estados Unidos, la reserva federal empezará a subir las tasas. ¿Qué va a pasar? Nos será más dificil financiarnos para 2018″. ¿Cómo cambiar esto a mediano plazo? Para Milei “hay que bajar el gasto y los impuestos. Con este nivel de carga tributaria, Argentina no crece más. Esto requiere un nuevo programa fiscal. No hay que tocar las partidas sociales, pero si las vinculadas a la política que son el 60% del gasto”.

(*) De la redacción de PERFIL.

 

 

5 pensamientos en “Deuda y déficit fiscal: Los peligros de un choque en 2018”

  1. Creo que el espejo de Grecia, o lo que queda de ella, es donde debemos mirarnos una vez que entremos en la pelota infernal de deuda en la que nos estamos metiendo.

  2. Estamos cerca del abismo, tropezamos con la misma piedra otra vez.masoquistas o pelotudos los argentinos que votan de nuevo a la derecha? Madre santa!!!!

  3. De la sugerencia de las Huertas Comunitarias , debemos agregar valor agregado , instalando emprendimientos de mano de obra , con grandes empresas que inviertan ahi nomas , en el mismisimo Chaco , con salida al Mercosur , proveyendo de Comida ., en una exportacion , que simplificaria , si llega a ser verdadera la intencion de Pobreza Cero.
    Les dejo mi mejor saludo..

Los comentarios están cerrados.

Expertos