FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

27/12/2016

La audiencia que desató la salida de Costantini anticipa tensión

Por Patricia Valli | Dietrich negó que vaya haber "cielos abiertos" pero dijo que quiere que más empresas inviertan. Y para eso habló de rever convenios laborales. Críticas de los sindicatos. Hubo protestas y promesas de inversión por US$ 1700 millones.

Las condiciones laborales del mercado aéreo marcaron el primer cruce de posiciones en la Audiencia Pública convocada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para analizar los pedidos de nuevas rutas por parte de cinco empresas.

A menos de una semana de la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentinas por su resistencia a la apertura del mercado a la competencia hasta que no se saneara el déficit de la línea de bandera, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, abrió la audiencia poco después de las 9 con algún reconocimiento a su gestión pero decidido a que haya más jugadores en el mercado.

No va a haber política de cielos abiertos, que implica que las aerolíneas pueden hacer cabotaje con tripulación extranjera. Eso no va a pasar”, aseguró. “Pero estamos acá para que los que quieran invertir, lo hagan”.

Y dio cuenta de que habrá cambios en las condiciones de juego. Las líneas aéreas “van a tener que adherir a los convenios laborales que se vayan formando”, dijo. No habló de los convenios actuales, que además el Gobierno pretende revisar, un plan que ya había encarado Costantini y que ahora quedará en manos de Mario Dell’Acqua, el ex Techint e Intercargo que asumió al frente de Aerolíneas.

Algunos oradores más tarde, llegó la respuesta de los gremios. Desde la Asociación de Personal Aeronáutico, el secretario general Edgardo Llano advirtió que “las empresas no van a volar hasta que no haya convenios” laborales.

En diálogo con PERFIL, Pablo Biro, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (Apla), enfatizó que sin convenios “no va a salir ni un avión. Pero no de las nuevas, de ninguna aerolínea, podemos hacer un paro general”. De todas formas, frente a la posición de nuevos convenios que marcó Dietrich, aseguró que están “dispuestos a negociar. Si las condiciones son mejores a las actuales, no nos oponemos. Pero no pueden esperar que no se cumpla lo que ya está vigente”.

Del otro lado, las empresas esperan que se abra lugar al diálogo. Julian Cook, el CEO de Flybondi, se presenta como “la única verdadera low cost” y aspira a que el Gobierno le apruebe 99 rutas. Cook explicó que ya hubo un primer acercamiento con los gremios. “Estamos dispuestos a escucharlos”, dijo después de su presentación, donde hizo foco en que la Argentina es el único país de la región donde no operan las low cost –contra un 50% del mercado de Brasil, el 30% de chile o el 60% en México- y aseguró que tiene previsto crear 1.500 puestos de trabajo directos para el 2021, lo que implicaría unos 20 mil indirectos. “Podríamos empezar con aviones nuevos”, propuso, después de asegurar que las low cost son más seguras que las líneas tradicionales.

Inversiones. La posibilidad de generar empleo y las inversiones fueron los argumentos centrales de las empresas, que también se apoyaron en la posibilidad de conectar distintas ciudades por fuera de Buenos Aires, algo que a su vez también ponderaron los ministros de Turismo de las distintas provincias que se anotaron en la lista de 66 oradores. Se trata de la primera audiencia por nuevas rutas aéreas en once años, que se espera siga por varias horas más. No es una convocatoria vinculante, pero sí un paso necesario.

“Queremos duplicar la cantidad de pasajeros en los próximos cuatro años”, sostuvo y aseguró que el mercado interno crecerá este año un 5%, mientras que Aerolíneas lo hará un 9%. “Redujo su déficit a la mitad”, concedió a la gestión de Costantini. En total, Dietrich contabilizó que “en los próximos años, las empresas van a invertir US$ 1.700 millones”.

Detrás de las vallas y un fuerte cordón policial –en el operativo participaron tanto la Policía Federal como la Metropolitana-, escuchaban los gremios aeronáuticos, que en algunos casos apoyaron la gestión de la ex General Motors.

“Si te defienden los gremios, es porque algo mal hiciste”, dijo el fin de semana a PERFIL Carlos Colunga, CEO de Avianca, una de las empresas que participó de la audiencia y que aspira a volar 16 rutas.

Avian SA, la ex Macair Jet –de Franco Macri-, estuvo representada por una abogada que apuntó a la creación de más de 400 puestos de trabajo. La inversión prevista es de US$ 350 millones, según fuentes de la empresa. Para los gremios, es la que verdaderamente puede generar competencia a Aerolíneas.

“No queremos subsidios ni ayudas sino costos aeroportuarios acordes con la realidad del mercado latinoamericano”, aseguró el representante legal de Alas del Sur, una de las empresas que busca 21 rutas, que también jugó la carta de la mano de obra local. American Jet, que busca “unir la Patagonia a través de un triángulo entre Mendoza, Neuquén y Ushuaia”, quiere 9 rutas. Andes prevé una inversión de US$ 36 millones por las siete rutas a las que aspira y generar 380 puestos de trabajo directos el próximo año.

Twitter: @patovalli / De la redacción del Diario PERFIL.

Archivado en: , , ,

 

 

Un pensamiento en “La audiencia que desató la salida de Costantini anticipa tensión”

Los comentarios están cerrados.