FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

16/03/2017

EEUU sigue sin habilitar la importación de limones argentinos

Según explicaron desde el Ministerio de Agroindustria, la decisión se debe a que el presidente Donald Trump aún no analizó la situación.
CEDOC

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) decidió extender por otros 30 días la suspensión del ingreso de limones argentinos.

La decisión, explicaron desde el Ministerio de Agroindustria, radica en que la administración del republicano Donald Trump todavía no definió la conducción del USDA y no se revisó la medida que adoptó el mandatario el 23 de marzo y vencía dentro de 11 días.

La nueva prórroga por 30 días fue informada “oficialmente por el USDA, aunque no llegó la notificación formal”,  según consignó la agencia DyN.

El presidente norteamericano dispuso el 20 de enero, el día de su asunción, abrir un período de sesenta días para evaluar toda la normativa que había firmado su antecesor, Barack Obama, pero que todavía no regía, como en este punto, ya que la fecha de entrada en vigor del permiso iba a ser la del 23 de enero.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos habían aprobado en diciembre pasado la importación de cítricos argentinos, una operatoria que propondría el envío anual de unos 20.000 toneladas de limones del noroeste argentino, por un valor de 50 millones de dólares.

En 2016, ese país importó 84.000 toneladas de limones, mientras que la Argentina es el principal productor mundial, con un volumen cercano a 1,5 millón de toneladas cada año.

La Argentina exporta unas 200.000 toneladas de limón fresco por año, el 75% al mercado europeo.

Archivado en: , , ,

 

 

4 pensamientos en “EEUU sigue sin habilitar la importación de limones argentinos”

  1. Limones

    Qué triste es ver un país de rodillas en una calle de la periferia, veredas rotas, alumbrado apagado, basura de días desparramada sobre el viejo acordonado (tiene más de cien años, se cae a pedazos y no hay visos de renovación); qué triste el país que despliega una manta sobre la vereda mugrienta (el Estado no limpia la vía pública, al menos en la ciudad de Buenos Aires, porque para ese Estado el estado de cosas es que la vereda no es vía pública); qué triste ver, escuchar como le mendiga al mundo que compre sus … limones.
    País limonero, real país limonero y no país de limoneros reales; país mantero, mendicante, pedigüeño, muerto de hambre pero lleno de comida, la gran paradoja del país sin Estado, fallido, fallado, con las instituciones necrosadas, en situación de perpetuo mesmerismo, como el señor Valdemar, país poético, paródico, en régimen de marcha modo Estancia, donde el que gobierna no tiene autoridad, pero sí poder de mando, rebenque en mano, capataz incapaz; inútil para fundar algo serio, útil para fundir en serie.
    “¡Limones! Compreme limones, señor. Llevese tres o cuatro. No se va a arrepentir. Va a ver qué buenos que son mis limones. Aunque no los necesite, compre para hacerme un favor. No tengo para comer. No se vaya señor. Señor, señor, señor no se vaya. Se lo pido arrodillado, humillado. Compre limón, compre ajo, por el amor de Dios.”

    100 modestas descargas.
    Cien ejercicios de prosa narrativa.
    https://gustavojalife.wordpress.com/

Los comentarios están cerrados.

Expertos