FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Análisis

06/04/2017

Los despidos del cambio de modelo, detrás del primer paro nacional a Macri

Por Jairo Straccia | El sindicalismo protesta contra la pérdida de puestos de trabajo. El Gobierno dice que se crean empleos hace meses. Las tensiones del crecimiento M.

Entre los motivos que llevaron al primer paro nacional contra el gobierno de Mauricio Macri, se encuentra la situación del empleo. Los gremios, desde la CGT hasta la CTA, sostienen que desde noviembre de 2015 hasta enero 2017 se perdieron 69.000 puestos de trabajo del universo registrado. El Gobierno, a su vez, asegura que hace siete meses que se crea empleo y que se acumulan unos 75 mil empleos generados.

Lo más interesante es que ambos toman la misma fuente para sus aseveraciones: el Sistema Integrado Previsional Argentino, SIPA, que contabiliza los trabajadores dados de alta o baja en el sector privado en blanco. Y ninguno de los dos miente, sino que hacen cortes diferentes. Todas las comparaciones terminan en enero, porque es el último dato disponible. La otra fuente que se usa habitualmente es la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, pero ofrece información con más rezago.

Los que sostienen la huelga ponen el énfasis en la caída de puestos de trabajo punta a punta, desde el último mes entero con Cristina Kirchner en el poder (noviembre de 2015) y la última cifra de la actualidad, enero. Esa caída se sostiene en el derrumbe de 110 mil puestos de trabajo del primer semestre de 2016, que no logra compensar la recuperación laboral que arrancó, muy tenue, en julio de ese año. El Gobierno, en tanto, sólo toma este último período y suma lo que se ha ido generando.

Cambio de modelo. Pero más allá de las cifras totales, la composición por sectores y regiones de la destrucción y la creación de empleo en este lapso puede explicar por qué la tensión gremial recién estaría empezando, si se dejan fuera de este análisis motivaciones políticas y electorales.

En enero, el sector Industria perdió 44 mil puestos de trabajo, y también Minas y Canteras tuvo 5.000 bajas. En tanto, ese mes, Servicios generó 10.400 empleos, el Comercio 8.400 y el Agro unos 7.300. Por provincias, Buenos Aires destruyó en el primer mes del año unos 12.000 puestos, seguido por Santa Cruz (4500 empleos  menos), Tierra del Fuego (3.500) y Neuquen, con 3000 bajas.

Los datos reflejan que aún cuando sea cierto que la economía ya arrancó una cierta recuperación macro, ese eventual crecimiento convivirá con despidos o en el mejor de los casos con datos mixtos en el empleo.

Porque lo que en el fondo se está dando es el cambio de un modelo económico basado en el consumo, con protección de industrias mano de obra intensiva, que implica bienes más caros que en el resto del mundo, hacia otro más abierto con foco en la inversión, impulso a la producción agropecuaria y una mirada industrial donde prima el emprendedorismo competitivo que se las arregla con el menor Estado posible. Un viraje que no fue tan avisado en las elecciones de 2015, pero que está en marcha y en todo caso se plebiscitará este año (pero que se arreglen los analistas políticos).

Por eso el secretario de Empleo, Miguel Ponte, aseguró sin despeinarse hace semanas en PERFIL: “La industria es el área que va a tener que encontrar un nuevo piso. Venimos de un contexto macro en el que ciertas ventajas económicas posibilitaban que una empresa funcionara. Cuando la economía empieza a hacerse más dinámica en el intercambio con el mundo eso se cae hasta que se reacomoda”.

Mientras tanto. Con un nivel de acatamiento que mañana será cuestión de debate entre oficialismo y oposición, así como cuánto del acatamiento fue voluntario u obligado, quedan en el medio varias cuestiones centrales del empleo que no se están discutiendo por la lluvia de cifras:

  • Sólo por el aumento de la población, el mercado laboral obliga a generar de 180 a 200 mil puestos de trabajo por año: ¿un crecimiento débil y sobre esta matriz podrá cubrir esa necesidad?

  • Las actividades económicas que el Gobierno elige como motor (agro, minería, turismo, servicios, comercio, industria de vanguardia) ¿pueden absorber esa masa de buscadores de empleo? Y ¿los jóvenes que entran al mercado de trabajo o los despedidos de un rubro “no competitivo”, están calificados para lo que se demanda?

  • Y puede ser una tontería de países desarrollados que le importan a The Economist, pero ¿cómo se paran gremios, empresas y sindicatos frente al cambio tecnológico? Un tema que suena a ciencia ficción pero que se corporiza en la búsqueda de cualquier empresa de reemplazar gente por procesos automatizados, desde un ensamblador de piezas, un cobrador de peaje o un periodista que solo narra el resultado de una elección  o un partido de fútbol.

 

* Editor jefe de Economía de Diario Perfil. En Twitter: @jairostraccia

 

 

8 pensamientos en “Los despidos del cambio de modelo, detrás del primer paro nacional a Macri”

  1. Cómo creció Australia ?Cómo creció Canadá ?Con caminos perfectamente elegidos por estadistas ,con tiempo ,con paciencia y siguiendo al pie de la letra escrita ,sin desviarse nada . Un general presidente les prometió heladeras y lava ropas a todos los obreros . Pero se olvidó que el país no tenía chapa de acero para fabricarlos ; que hizo fundo el IAPI ,importó toda la chapa y apareció el primer fracaso !!! Así estamos desde esa época ,tras pie y otros horrores más. Sin corregirlos hace 70 años igual.
    Lo atamos con alambre,durará ?No nos quejemos de lo que tenemos,no hemos sembrado nada todavía !!!

  2. Las elecciones de octubre me importan un carajo!!, lo que me importa es que se tomen las medidas necesarias para que no se pierda un puesto mas de trabajo.!!!!!!¿ SE ENTIENDE?????

  3. hay que elegir el modelo de país o Chile al que haces 12 horas apara entrar o Venezuela donde no te podes limpiar nila boca ni el culo !!!!! es muy simple basta de corrupción hay que ir por nuevo nunca mas !!!!!!!!!!!! justicia eficiente !!!!! es el v9iejo pais de las mafias y el narcotraficante que se manifiesta hoy mas la guita que pone la equina para no ir presa !!!

  4. Juancho
    Cuando se primariza aceleradamente una economía, que es lo que sucede, (ver números de AFIP de comercio exterior e Indek II), se pierden puestos calificados y ganamos mano de obra barata, pero en áreas de poca demanda, (ya cite un montón de veces el caso del grupo Grobo).
    En su momento José Alfredo con su dilema de “caramelos o acero” ejemplificaba por antonomasia el error neoliberal de creer en la movilidad infinita de la mano de obra, es decir ayer ensamblabas y testeas electrónica en una línea de montaje, hoy estas envasando caramelos y mañana colando acero en un horno siderúrgico.

    Hay quienes proponen el caso de Chile, país clásico en Latinoamérica por la desigualdad social planteada en modelos diferenciados de Jubilación, Salud y Educación “A” y “B”, donde un sector privilegiado absorbe el crecimiento por décadas a “tasas chinas” y el resto sobrevive sin chistar como se expuso en el famoso caso de los mineros.

    En parte tenés razón que para planificar un desarrollo se requieren planes y prioridades de gobierno detalladas y obrar en función de ello.
    Pero acá no hay planes, ni “A” ni “B” y lo “mejorcito que hay” obra en modo prueba y error. Quizás si sobrevivimos en un siglo estos pibes adquieren experiencia.
    Pero esta gente no piensa a largo plazo como en Australia, Canadá, Noruega o los países Nórdicos, y creen que la mano invisible de Adam Smith y las mágicas fuerzas ciegas del mercado solucionaran todo,

    Al “modelo” actual, que pronto incorporará una “flexibilidad laboral” fracasada, que como en España también falló en su mentirosa propuesta de generar más empleo pero que abarató la mano de obra de los grandes grupos, apunta a un modelo de país en el que sobran 40 millones, más o menos.

    Ya en su primera fase se cargó un par de millones, hay que darles tiempo.

  5. Este año las empresas deben invertir y cambiar la matriz productiva, el año que viene, va haber menos dólares, va subir, las empresas ganarán competitividad, deben mirar a largo plazo, basta de parches y darle para adelante como sea, no se llega a ningún lado así, se quiere un país normal con reglas claras y trabajo sostenido.

  6. Argentina pais de empresarios y comerciantes que quieren ganar plata a costilla de empleados de bajo sueldo…..Historico….Sino se protesta te meten la mano en el bolsillo…..Y el Estado debe estar presente para protejer a los mas debiles, no al empresariado…..

Los comentarios están cerrados.