FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

11/04/2017

El Índice de Precios al Consumidor aumentó en marzo

Según informa el Indec, el aumento es del 2,4% y se vio impulsado por los incrementos en las tarifas públicas, los alimentos y la indumentaria.
Archivo.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC–Costo de Vida) aumentó durante marzo 2,4 por ciento, impulsado por los rubros alimentos y bebidas, los sectores relacionados con la educación -por el inicio del ciclo lectivo- y por la tarifa de electricidad y el incremento de los peajes en el área metropolitana, entre otras influencias.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) precisó que la suba de 2,4 por ciento de marzo se suma al incremento de 2,5% de febrero y de 1,3 % de enero pasado, con lo que el acumulado de los tres primeros meses se ubicó por encima de 6%.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pronosticó la semana pasada, cuando ya se estimaba que el IPC de marzo había cerrado con un aumento superior al 2 por ciento, que “habrá una baja de la inflación en los próximos meses”, a tono con la política monetaria que impulsa el Banco Central de cerrar el 2017 con un techo de inflación de 17 por ciento.

“Si miramos lo que pasó el año pasado, en la primera parte se concentraron todas las subas de (servicios) regulados y en la segunda mitad del año bajó abruptamente la inflación”, dijo el jueves el funcionario al participar en el hotel Hilton del capítulo latinoamericano del Foro Económico Mundial.

Dujovne explicó que “en este año, la suba de los servicios regulados prácticamente ha terminado, y vamos a ver una baja de la inflación en los próximos meses, no sólo por eso sino también porque la política monetaria va a hacer su trabajo”.

En base a la información suministrada hoy por el Indec, los precios regulados -entre los que se encuentran los servicios públicos- aumentaron en marzo 3,3 por ciento; los estacionales -como el rubro educación- 3,7%; y el IPC–Núcleo -conformado por alimentación y otros rubros de necesidad básica- se incrementaron 1,8 por ciento.

Los bienes -como alimentos, frutas, verduras y alimentos- que representan 61,5 por ciento de la canasta, tuvieron en marzo una variación de 2,6%; mientras que los servicios, que explican el 38,5%, tuvieron una variación de 2 por ciento con respecto al mes anterior.

En la medición por rubros se destacó un aumento del 3 por ciento en “Alimentos y bebidas”, lo que aportó una suba de 1,04 puntos del 2,4 por ciento total, con incrementos de 5 por ciento en Carnes, 2,8 en Panificados; 2,5 en Lácteos; y 7,7 en Verduras.

En este rubro la única baja se verificó en Frutas, con un retroceso de 2,2%.

En “Vivienda y servicios básicos” se registró un aumento del 2,2 por ciento por la suba de las tarifas eléctricas y de las expensas de los edificios.

Otro rubro que mostró un aumento significativo, en este caso de 1,2 por ciento, fue el de “Transporte y telecomunicaciones” debido a la suba de los peajes en las autopistas del área metropolitana de la ciudad de Buenos Aires.

También entre los “regulados” se anotó un alza del 5,6 por ciento en Educación, impulsado por una suba de 6,7% en las cuotas de los colegios y universidades privadas, y del 1,4 por ciento en los textos y artículos relacionados.

En cuanto a los cambios de precios por cuestiones “estacionales” se verificó un alza del 4,8 por ciento en Indumentaria –que aportó 0,38 puntos al 2,4 por ciento final– impulsada por una suba del 6,8 en ropa exterior.

En tanto, el rubro “Esparcimiento” tuvo una suba de 0,3 por ciento, con una merma del 5,8 en los precios de “Turismo” por el fin de la temporada estival.

Para mañana, el Indec tiene previsto informar la variación del Índice de Precios Mayoristas y el Costo de la Construcción de marzo, con lo que cerrará el capítulo de difusión de indicadores relacionados con la evolución de los precios.

Los precios Mayoristas subieron 1,7 en febrero y 1,5 en enero, mientras que el Costo de la Construcción registró incrementos de 1,7 y 2,4 por ciento, respectivamente.

Archivado en: ,

 

 

6 pensamientos en “El Índice de Precios al Consumidor aumentó en marzo”

  1. Una aceleración inflacionaria que ya era una obviedad para todos desde la primera quincena del año. A pesar de las advertencias Nerón Aranguren piso el acelerador tarifario en la segunda quincena y Jorguito tuvo que volver a dibujar nuevamente un IPC de Enero de casi la mitad del real.
    A finales de Febrero, un desalentado Todesca que ya acusa un desgaste notorio de credibilidad por los reiterados dibujos en el IndeK II pateó el tablero y aseguró que las pautas fijadas para el año sólo podrían alcanzarse sin nuevos anuncios tarifarios, cuando en silmutáneo un irónico Aranguren ya anunciaba un nuevo cronograma de ajustes.
    Así que tendremos un gobierno autista que intenta fijar pautas de paritarias a la mitad del valor que pinta el IPC para el año, sin contar el hachazo del año previo.

  2. No es nada, a comparación de los últimos 5 años, ahora que no la mide Moreno, no hay excusas para la “especulación remarcatoria”, la “sintonía fina” de las tarifas había que hacerla alguna vez, la baja del gasoil va equilibrar algo.

  3. Interesante dibujo de estadísticas que no tiene correlato alguno con la realidad, y menos hasta con los propios indices de ajustes que maneja el Estado.
    En teoría el IPC “oficial” 2016 se situaba por debajo del 40%, mientras el gobierno aprobaba por arriba del 56% a las prepagas de Enero a Enero y ajustaba en un 49% de Marzo a Marzo la cuota de autónomos dejando al descubierto a Pinocho Todesca.
    Carecer de un IPC fiable se ha transformado en un modus operandi.

  4. Hasta existe cierto cinismo o cuota de humor negro al declarar alegremente que espera “cerrar el 2017 con un techo de inflación de 17 por ciento.”
    Abril ya lleva una aceleración inflacionaria notoria como para reportar una caída brusca que permita un 1% de IPC mensual para lo que resta del año, (debería no superar el 9% en lo que resta).
    Meta difícil de lograr con la pendiente positiva de la curva del IPC, los nuevos tarifazos y ajustes programados para la “agenda anual” de Aranguren y el impacto pendiente de los ya anunciados como es en el caso del gas con un invierno en puerta.
    Sin duda volverá el fantasma del Ingeniero y su “hay que pasar el invierno” en la mente de muchos funcionarios.

  5. Está claro que la meta es 17%, si el año cierra en el rango del 20 – 24%, mas adelante lo sabremos, lo que importa acá, es trabajar para bajar la inflación, el déficit, etc.; dejaron un país con todas la variables económicas destruidas.

  6. Es cierto MArce!
    Mauri lo dijo claramente: “recibimos un país que estaba al borde del precipicio. Pero gracias a nuestro denotado esfuerzo, (lease endeudamiento, tarifazos, duplicación del déficit, recesión, desempleo, crecimiento de pobreza, aumento de empleo público, inflación indomable, ceocracia, bicicleta financiera, …), hemos dado un paso al frente!
    Larga el globito amarillo!

Los comentarios están cerrados.

Expertos