FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

15/04/2017

Qué piensa el ‘capitán frío’ de la economía

El jefe del Banco Central es el hombre fuerte de la política económica. Justifica un impacto en la actividad para bajar el costo de vida. Y pide a los empresarios que corten la inercia inflacionaria.
Sturzenegger | Foto:Twitter: @fdonovan

Desde que asumió como presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger busca darle a la entidad un lustre más cercano a otras autoridades monetarias del mundo, y por eso, cada vez que habla en público, por ejemplo, lo hace leyendo cuidados discursos. Sin embargo, ayer por la tarde pareció estar a punto de pisar el barro de la discusión mundana cuando tuiteó: “Es sorprendente la cantidad de defensores que tiene la inflación en nuestro país. Por ello es bueno recordar los beneficios de bajarla”, y remitió a una nota del economista Martín Tetaz sobre “diez consecuencias nefastas de la inflación”.

Se trató de su única declaración en medio de cuestionamientos dentro y fuera del Gobierno a su decisión el martes pasado de aumentar de 24,75 a 26,25% la tasa de interés de referencia de la economía. El directorio del Central basó la medida en que la inflación se aleja de la meta del 12 al 17% dispuesta para este año luego de que en el primer trimestre redondeara 6,2%, con malas perspectivas para abril.

Las críticas llegan, ya que subir la tasa implica encarecer el crédito y, por ende, complicar una muy incipiente reactivación en un año de elecciones, al tiempo que alimenta una “bicicleta financiera” para capitales que invierten en letras y luego aprovechan para pasarse a dólares mientras el tipo de cambio está quieto o a la baja. Pero todas estas afirmaciones chocan contra el pensamiento inamovible de Sturzenegger, el verdadero “superministro” de la gestión, que –con total respaldo del presidente Mauricio Macri y la tríada Marcos Peña-Gustavo Lopetegui-Mario Quintana– no tiene pruritos en ser el “capitán frío” de la reactivación 2017.

Aquí, un viaje a la mente del jefe del Banco Central a partir de sus diálogos con funcionarios del Gobierno en las últimas horas:

  •  Economía real. Para Sturzenegger, si hay algún impacto en la economía real “de corto plazo” está justificado ya que su objetivo central es domar la inflación. “Y no hay nada más reactivante que bajar la inflación”, repite como un mantra. En su entorno escuchan siempre que menciona el ejemplo de los créditos hipotecarios indexados. “Son un boom porque la gente prevé que baja la inflación” es el relato. “No usamos atajos de devaluación o baja de tasas, porque el sendero de menos inflación es positivo para la actividad”. Sturzenegger remarca un dato del Relevamiento de Expectativas de Mercado: la proyección para el año calendario subió de 20,8 a 21,2%, pero para los próximos 12 meses bajó 6 décimas.

En lo concreto, desestima un gran impacto en la actividad: “Los préstamos personales y las tarjetas de crédito ya cobran intereses mucho más altos que el 26,25%; sí puede haber un impacto en los créditos y adelantos de cuenta corriente para empresas, pero es transitorio porque seguramente se verán favorecidas por la baja de la inflación”, dice uno de los hombres que lo respaldan en el Poder Ejecutivo.

  •  Stocks. “Cuando una pyme ve que suben las tasas, liquida el stock, paga las deudas y trata de quedar lo menos expuesta posible ante el banco”, dice Marina Dal Poggetto, del estudio Bein, que tras la suba de tasas redujo su proyección de crecimiento y de inflación para el año. Pero en el mundo de Sturzenegger las empresas no tienen por qué estar sobrestockeadas. “Ese es un pensamiento típicamente inflacionario, tener mercadería para especular con los precios, pero así no funciona el mundo” es una explicación en este punto.
  •  Consumo. El jefe del BCRA no cree que sus metas “se lleven puesto el consumo” si lleva al Gobierno a atar aumentos salariales a esos topes. Y en su entorno fijan un dato: aún no hay comparación interanual de la inflación, ya que el IPC nuevo arrancó en abril 2016. Allí, dice, se verá que quizás no hubo una pérdida tan grande de poder adquisitivo en algunos gremios que cerraron subas del 35 al 38% el año pasado. ¿Fue muy agresivo con pasar de inflación de 40 a metas de menos de la mitad? Sturzenegger pide estudiar la paritaria de 1991, cuando tras una inflación del 84% hubo acuerdos por menos de la mitad.
  •  Dólar ultrabajo. Ya se lo ha oído al jefe del Central responder que si el dólar estuviera tan barato, alguien lo compraría y eso balancearía su precio. Y frente al boom de carry trade, la bicicleta financiera de moda (ver aparte), quienes lo bancan en el Gobierno recuerdan que el año pasado los que jugaron con eso “perdieron mucho con el Brexit”. En la calle Reconquista, a su vez, relativizan el fenómeno y hasta subrayan que es positivo el ahorro en pesos, sean plazos fijos o Lebacs.
  •  Competitividad. Sturzenegger también rechaza los pedidos de sostener el dólar para beneficiar la competitividad de las empresas exportadoras. Sostiene a fondo que la intervención cambiaria implica emitir pesos y por ende es inflacionaria. Y es duro con los empresarios que dan aumentos de sueldos y luego esperan pasarlos a precios o licuarlos con una devaluación. “Esa inercia inflacionaria se cortó, tienen que ser más responsables”, dicen sus interlocutores en la Casa Rosada. Su equipo no ve un tipo de cambio atrasado sobre todo si se coteja con Brasil. Y en la Casa Rosada advierten: recién se podrá intervenir sobre el dólar cuando la inflación sea de un dígito.
  •  Reputación. El arma central de Sturzenegger contra la inflación es su credibilidad. Recuerda que cuando Brasil cambió las metas en 2002 y 2003 por la devaluación, tampoco las cumplió.

Por Jairo Straccia. | Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: ,

 

 

14 pensamientos en “Qué piensa el ‘capitán frío’ de la economía”

  1. Si hay una caída del consumo, (y con una capacidad industrial ociosa industrial que se acerca al 2001), no tenes inflación por desequilibrios entre la oferta y demanda que pudieran justificar estas medidas de la escuela de Chicago.
    Para eso aspirar masa monetaria con tasas altas en el mercado es peor y es como entrar al polvorín con la antorcha en la mano.
    Sería interesante que este impresentable explique la masa de la bicicleta financiera Lebacs/Dolares especulativos/Endeudamiento Externo y busque otros motivos más de peso, como tener a Nerón Aranguren suelto, la permanente caída salarial que desestimula el consumo y recortes presupuestarios y quitas de subsidios cuando paradójicamente más que duplican el déficit.
    Además la escalada inflacionario, acicateada por el Ministro de Energía, debe dejar a muchos que tenían en mente créditos hipotecarios ajustables con un nudo en la garganta.

    Una subida de tasas, que induce además caídas del verde al incentivar mayores ingresos especulativos, es una tormenta perfecta para la economía productiva que esta en terapia intensiva. De allí se explica en números que la reactivación o “brotes verdes” que algunos ven se apoya en creación en una mitad de empleo público, como si fuera poco el plantel existente, mientras en el sector privado los nuevos trabajos no cubren ni en un tercio las bajas.

    En fin, seguirán atacando los efectos, pero no el nudo central de los problemas que los originan. Espero que saquen conclusiones rápido con el prueba y error antes que se les muera el paciente.

  2. “frente al boom de carry trade, la bicicleta financiera de moda (ver aparte), quienes lo bancan en el Gobierno recuerdan que el año pasado los que jugaron con eso “perdieron mucho con el Brexit”. En la calle Reconquista, a su vez, relativizan el fenómeno y hasta subrayan que es positivo el ahorro en pesos, sean plazos fijos o Lebacs.”

    WFT?
    Habría que hacer estimaciones sobre cuanto ingresó, un parámetro parcial son las reservas volátiles apiladas en el BCRA, otro cuanto se esta fugando de eso que ingresa especulativamente y algunas cifras más y sobre el número final aplicar un 30% o más de intereses que da esas “rentabilidades anuales” insólitas y tenemos una linda cifra que se añada a nuestra deuda externa.
    Lamentablemente este “transparente y republicano” gobierno entre tantos secretos, la info de la deuda la da en cuentagotas y retocada.

    Si alguien del gobierno cree que al 30% en u$ de rentabilidad financiera se puede pensar en inversión productiva o no sabe historia, cosa que dudo con personajes como este, o te esta tomando el pelo.

  3. …En la medida en que dicha estructuración económico-financiera se afianzare, y la coalición espúrea gobernante intentase consolidar su endeble “hegemonía”, deberá munirse de una plataforma cultural-ideológica, que hasta ahora solamente remite a los postulados ortodoxos neoliberales, escudados interesadamente por la oligarquía terrateniente junto a las megaentidades bancarias globalizadas, y el entorno empresarial que incide en las decisiones del “poder ejecutivo”, y requerirá el refuerzo de ese bagaje discursivo falaz elaborado por sus think tanks asesores.

    La supremacía de los CEO implantados en la Casa Rosada resulta avalada también por un segmento cuantitativamente relevante de la sociedad, que representa a muchos grupos, aislados entre sí, que profesan un profundo odio hacia los estratos subalternos de aquélla, a pesar de que esos colectivos “pro-cambiemos” hubiesen sido eventualmente favorecidos -en forma objetiva- enclenque por las políticas de los gobiernos kirchneristas. Este último conglomerado carece de ideas positivas y constructivas conducentes a la defensa de un proyecto coherente alternativo, al encontrarse inconscientemente desclasados, por lo cual no podrán aportarle a la gestión “no sé, te la debo” un sustento superestructural, que coadyuvase a la construcción de una dirección intelectual y moral [Gramsci], cualidades a ojos vista inhallables en la administración público-privatizadora, elegida democráticamente.

    Por otro lado, muchas veces en las narraciones autodeclaradas pacíficamente armónicas, que enarbolan la “felicidad conjunta”, subyacen talantes y sentimientos profundamente violentos, que reflejan con frecuencia deseos revanchistas ocultos en su superficie. Asimismo, aunque el poder meramente coercitivo no dispone de “la nobleza simbólica de la hegemonía, siempre abierta a la invención popular y al ensayo de gramáticas políticas de nuevo cuño, sí tiene a su favor no necesitar de la experiencia de la verdad” [Alemán].

    Las estrategias del neoconservadurismo liberal, como es el caso del experimento “macrista”, suelen recurrir a mecanismos proclives a autoadjudicarse el ejercicio de la razón absoluta, en lo referente a distintos menesteres. Los gobiernos de derecha, que pretenden aplicar aquella doctrina axiomática, deciden cuál sería “la significación de los hechos hasta el punto de la inverosimilitud más impune”. Ello descarta un comportamiento hegemónico genuino, que incluye vacío, apertura, contingencia e imposibilidad de nombrar y darle sentido a la totalidad. En consecuencia, el poder específicamente neoliberal no consigue “invisibilizarse”, en la medida en que requiere ineludiblemente “excluir, segregar, expulsar, rechazar, […] con los dispositivos represivos pertinentes” [Alemán]…

  4. La corriente neoconservadora y liberal “macrista”, por llamarla de algún modo, se ve imposibilitada de edificar un determinado bloque histórico, fundado sobre una base culturalmente hegemónica. El management que integra la cúpula de “Cambiemos” estaría solo capacitado para la elaboración de discursos variados, en el afán de alcanzar cierta legitimación de su arbitrario y discrecional dominio político-institucional. El mismo no escamotea la concreción de medidas al margen de la normativa jurídico-constitucional, lo cual mella el motivo anidado en su exclusiva legitimidad legalista formal. Además, a sus asesores mercadotécnicos les resulta impracticable articular ni siguiera un puñado de consignas o lemas pro-activos “auténticamente verdaderos”. De hecho, las 30.000 individualidades atomizadas que se juntaron en el tan meneado acto del #1A, más allá de esconderse en la supuesta defensa de la democracia mostró, junto a un coro desafinado de voces filodictatoriales, nada más que gritos furibundos, insultos y agravios verborrágicamente violentos contra los “K” y, de paso, al exteriorizar su odio de clase autoasignada, la propalación de todo tipo de improperios, pretendiendo denigrar cualquier tufillo a “peronchada”: grasas, negraje, planes sociales, y hasta costumbres gastronómicas populares.

    La idea de “bloque histórico” alude a las vinculaciones de la base económico-productiva de la sociedad con relación al ámbito superestructural de la misma, de carácter ideológico, cultural, jurídico, político, e institucional [Gramsci]. Aquella noción conlleva una apreciación conceptual y práctica, cuestionadora de los enfoques mecánico-deterministas en lo concerniente a los nexos establecidos entre los campos de la economía y de cultura, respectivamente, y la esfera política, de una nación. Bajo esta concepción la institución estatal, además de implicar supremacías interclasistas, cristaliza las simbiosis formadas por los binomios aparato represivo / apoyo consensuado, y componente hegémonico / dominación legítima, que coordinan el ejercicio adecuado del poder político, constitucionalmente legalizado.

    El enorme obstáculo que se le interpone a la alianza cambiemos, en aras de configurar un bloque histórico, consiste en haber clavado “una pica en Flandes”, al desestructurar radicalmente, en tan solo 16 meses, un modelo socioeconómico que, más allá de sus limitaciones y errores que le son achacables, apuntaba a la industrialización basada en el mercado interno, redistribuir la torta de la riqueza nacional, apuntalar el empleo laboral, concretar políticas sociales universalistas y focalizadas, ampliar los derechos ciudadanos de la mayoría de la población, múltiples medidas inclusivas, etcétera. Tal giro brusco de la gerenciadora que lo reemplazó procura instalar un “paradigma”, no por obsoleto menos persistente, beneficiario del decil más acomodado económicamente de la sociedad, y anclado únicamente en los sectores productivos primario-exportadores, especuladores financieros, e importadores de bienes terminados de consumo. A esos grupos debe agregarse a los grandes empresarios de la “patria contratista”, dedicados a la construcción de obras públicas, mediante pingües negociados turbios con el Estado, los cuales en la actual administración cuentan con la incomparable ventaja de tener a dichos actores a “ambos lados del mostrador”, comenzando por familiares y allegados íntimos de la misma primera magistratura…

  5. La “cháchara” ya no la leo. La se de memoria. “El hombre es el único animal que pisa dos veces la baldosa floja”.

  6. Va a parar la inflacion pidiendo prestado y despues tiene que devolver billetes de lo prestado+intereses o sino seguir pidiendo prestado. Una joda que ya vimos donde lleva.
    Golondrinas muy agradecidas.
    Metodos burdos falsos y de efectos nefastos a mediano plazo.
    Ya lo vimos.

  7. o sea con dolar fijo este señor está generando ganancias financieras a pajaritos del orden del 25% anual en dolares lo que desangra a la Argentina. Además deberá imprimir tarde o temprano ese 25% de billetes ,i.e la inflacion nunca será menor al 25% desde ya.

  8. Sr. MArcelo
    Me asombra su Sumun de la argumentación.
    Es casi imposible de refutar razonamientos así que rozan en casi en la lógica deductiva pura.
    Un par de dudas, una es ud. vota?, y dos cobra por estos post o es simplemente es un ingenuo y esperanzado un globo.ludo positivista?

Deja un comentario

Expertos