FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

20/06/2017

Góndolas en llamas: el problema son los impuestos, no el supermercado

Por Marcos Hilding Ohlsson | "La realidad es que los precios son muy caros en Argentina por la excesiva carga fiscal."
La canasta alimentaria subió 1,22%

 

Los precios en Argentina son muy caros y siguen subiendo. Afectan a toda la población, pero impactan más en los que menos tienen y más en los que no tienen empleos formales. Ante esta situación, algunos políticos salen a buscar responsables y respuestas fáciles de solucionarlo. Siempre es fácil apuntar a los empresarios y a los supermercados en particular. ¿No son ellos los que aumentan los precios, los que cobran márgenes altos, los que no generan valor agregado? ¿Los que tienen un mercado concentrado, los que se aprovechan de su poder monopólico? ¿Por qué no se le ocurrió a alguien antes fijar los precios por decreto, controlar a los empresarios, y así resolver todos los problemas?

La realidad es que los precios son muy caros en Argentina por la excesiva carga fiscal. La comida que se paga en las góndolas tiene 42% de impuestos, lo que incluye IVA, Ingresos brutos, tasas municipales, y todos los otros impuestos que afectan directamente al producto. Los impuestos sobre la energía, sobre la nafta, los impuestos al trabajo, el impuesto al cheque y los impuestos a la importación, sumado a los impuestos a las propiedades y los impuestos a las ganancias. Sí, los impuestos se trasladan y los termina pagando el consumidor.

Hay varios análisis de productos alimenticios en particular que dicen a los que lo cosechan les pagan muy poco y luego los precios en las góndolas se multiplican varias veces dejando una ganancia grande al supermercadismo. Lo que no se tiene en cuenta es que para que los productos lleguen a las góndolas tienen un costo alto de traslado, hay que pagar la logística, los empleados, más cargas e impuestos; pero además el costos de los locales y otros costos alrededor de tener un local a la calle. Uno se pregunta, ¿si se saca un margen tan grande en la venta de alimentos porqué no aparecen nuevos supermercados?

Ahí viene el segundo punto, que es el latiguillo que repiten los políticos cuando dicen que los supermercados están “muy concentrados y que son monopolios”. ¿Es así? Un trabajo de la consultora ABECED sobre los supermercados en Argentina muestra otra cosa. En primer lugar, demuestra que solamente un 38% de las compras minoristas se hacen en supermercados, mucho menos que otros países como Chile, Brasil (65%), México y Colombia (50%). Por lo tanto, hay más competencia, ya que los argentinos compran más en los almacenes, los mercados, las verdulerias o carnicerías. Por otro lado, una forma de analizar la concentración es observar que porcentaje del total de las ventas de los supermercados pertenece a los primeros tres supermercados. Mientras que en Argentina este porcentaje es un poco menos del 60%, en Chile y Perú supera el 80%, en Mexico el 75%, y en Colombia supera el 60%. Solamente Brasil está por debajo con el 50%. Es decir, es un mercado menos concentrado que en otros países.

El tercer mito es que los supermercados argentinos tienen ganancias o rentabilidad extraordinaria. Tampoco es cierto. La rentabilidad operativa de los supermercados en el mundo es en promedio 3,1%, en los mercados emergentes del 3,7%, en Argentina del 2,7%. Si realmente hubiese una ganancia enorme , ¿por qué no aparecen nuevos supermercados?

Por otro lado, si muchos de los mismos supermercados operan en distintos países, ¿por qué suben más los precios en Argentina que en otros países? O para decirlo de otra manera, ¿por qué los mismos supermercados suben más los precios en una época que en otra? ¿Son los supermercadistas malos que necesitan control y en otros países se transforman mágicamente en buenos?

Está claro, y no voy a profundizar en este artículo, que la inflación es monetaria. Está claro que el problema de precios en Argentina viene por la inflación y por los altos impuestos. La única forma de bajar precios o que dejen de subir, es bajar la inflación, o sea la emisión, y bajar impuestos. Para eso, hay que bajar el gasto público. La única forma que un supermercado bajé sus precios es si aparece otro que quieren vender productos más baratos, con más competencia.

Ya se han intentado controlar precios muchas veces y nunca funcionó, no funcionó con el gobierno kirchnerista, no funcionará con el Gobierno actual, no funcionó nunca en Argentina o en cualquier lugar del mundo. Hay un libro que habla de los “4000 años de los controles de precios”, y cómo fracaso siempre.

Es más fácil echarle la culpa a los supermercados, pero si queremos que haya más y mejores productos, a mejor precios, hay que bajar regulaciones, bajar impuestos, reducir costo excesivo, para que haya más competencia. No sirve de nada buscar chivos espiratorios ni soluciones mágicas.

Marcos Hilding Ohlsson es economista e investigador de Libertad y Progreso

Archivado en: , , ,

 

 

2 pensamientos en “Góndolas en llamas: el problema son los impuestos, no el supermercado”

  1. Fail !!!
    Generalmente se utiliza la demostración por absurdo para desarticular los pseudo razonamientos utilizados en estos “artículos”.

    En España, por ejemplo, el IVA es del 21% y hay IVA reducido e IVA superreducido. Además
    de tener un sueldo promedio superior, revisen por internet o concurran a los super y verán que los precios son muy inferiores a los registrados en Argentina en la mayoría de los artículos de toda la canasta familiar y el resto también, la enumeración comparativa seria muy larga y en algunos casos el precio es inferior a la mitad.

    También sería interesante preguntarse porque realizan las cadenas segmentación de mercados, por ejemplo, no son los mismos precios de los mismos artículos en el sur del GBA que en el Norte, incluso en CABA sucede aunque menor grado.

    Y no sé si reír o llorar con la ingenuidad de “¿por qué no aparecen nuevos supermercados?”.
    Claro, mañana vendo mi Kiosco y pongo una cadena a competir desde el vamos a las cadenas y su colchón financiero y ante los proveedores con el “poder de fuego” de las compras de estos monstruos.
    O, salvo que sea Clarín, me tiro una antena de 4G en algún recóndito lugar y salgo como proveedor de telefonía en todas las bandas usando la infraestructura que ya tiene el resto.
    El porqué no es lo que aparece en la letra chica de las supuestas “Leyes de mercado” donde se aclaran las restricciones prácticas del idealizado modelo de competencia perfecta que al parecer el autor del artículo desconoce y cree, al igual que Martinez de Hoz, que hoy puedo producir acero y mañana caramelos.

    La respuesta entonces salta muy sencilla, poseen una posición dominante y concentrada desde donde fijan las pautas de precios, un fenómeno muy claramente explicado por la teoría de la inflación por puja distributiva.

Deja un comentario

Expertos