FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

13/10/2017

Qué puede pasar si no se cumplen las metas de inflación

Con el IPC de septiembre, de 1,9%, la inflación acumulada (17,6%) superó la meta máxima del BCRA, del 17%. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias ante el incumplimiento de ese objetivo?
Las metas de inflación del Central, que preside Federico Sturzenegger, ya fueron sobrepasadas con el 1,9% de septiembre.

En Mar del Plata, los empresarios se mostraron sorprendidos por el 1,9% de inflación en septiembre. Si bien fue mayor a las expectativas que tenía el establishment y en el Gobierno, lo llamativo es que ya el IPC de la Ciudad de Buenos Aires había dado 1,6% para septiembre, o sea que la inflación del Indec fue mayor en 0,3 p.p. “A mí no me causó sorpresa –dice el economista especializado en moneda, Diego Giacomini–. A mí me había dado 1,7%. Así que no estoy nada sorprendido”. Con este valor se superó la meta máxima propuesta por el Banco Central, del 17%, ya que el acumulado alcanza a 17,6%. ¿Qué consecuencias podría traer esto?

Primero, la explicación del incremento del IPC, según analiza brevemente Giacomini, es: “El Banco Central le está pifiando con la política monetaria, es así de simple. El BCRA está siendo expansivo con su política monetaria”.

El tema es que con el actual índice inflacionario, el acumulado en lo que va del año da 17,6%, por encima de la meta que se había propuesto Federico Sturzenegger, presidente de BCRA, para todo el año, de entre el 12 y 17%. Giacomini analiza: “Minimizar la trascendencia del incumplimiento de la meta no es positivo. Tanto la teoría como la evidencia empírica demuestran que no es lo mismo cumplir que no cumplir la meta. La ciencia económica muestra que el incumplimiento tiene costos, es decir, no es gratis”.

“El cumplimiento de la meta de inflación genera reputación y credibilidad para el BCRA –twiteó el economista–, facilitando que se sigan cumpliendo las metas y se baje más y más rápido la inflación en el futuro. La reputación se relaciona con el pasado, la credibilidad con el futuro. La reputación se genera alineando lo dicho y pre establecido con lo finalmente hecho, es decir, cumpliendo la meta.”.

Por el contrario, continúa, “el incumplimiento de las metas de inflación actúa negativamente sobre la reputación y la credibilidad del BCRA, afectando tanto su capacidad de influir sobre las expectativas de inflación del público como su poder para bajar la inflación. Si el público no le cree al Banco Central y no baja sus expectativas de inflación, la inflación terminará no bajando y reduciéndose menos de lo previsto, lo que termina probablemente en un nuevo incumplimiento”.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

9 pensamientos en “Qué puede pasar si no se cumplen las metas de inflación”

  1. Y siempre lo mismo ,ya conocemos la historia;han pasado tantas veces que una mancha más al tigre ,no le cambia la forma. Quién será responsable que no puedan llegar a la meta
    del 20% ?

  2. bahhh el equipo de cavalo haciendo cabayadas. !!
    QuiereN bajar la inflacion tirando dolares a la calle que le prestan en NYork,imprimiendo pesos para pagar tasas de 28% anual y importando mas que lo que se exporta ya que las frenan con u$ fijo y barato. Ridiculo y tragico. Mejor que vean el iceberg pronto……y CAMBIEMOS.

  3. Marcelo, klaro el pbi les da alto porque el u$ esta pisado a costa de deuda mal empleada. Esto ya lo vimos, cambien magazine please, before it{s too late.
    Cuando el denominador tiende a cero , el cociente tiende a infinito, capitulo I Analisis Matematico.

  4. ‘Osservatore: Habría que analizar el orden de los infinésimos … Pero acá “no es nesario” ni L’Hopital porque ya sabemos de qué se trata, estamos frente a una bruta singularidad esencial. 😊

    El artículo me hace acordar a cierta frase de los uniformados que aseguraban que tenían “”objetivos y no plazos”“.
    Hace días el “pelado de ojos celestes” aseguró muy serenamente, (ante aplausos de Milei mientras se peinaba y Espert con empanada en mano), que esto es muy parecido a los ’90.

    Síntomas del dejá vu.
    Caen las expo y las impo por el ascensor entrando en déficit y encima con una matriz de exportación cada vez más primaria y la de importaciones con rubros suntuarios o de consumo revirtiendo sustituciones de productos locales, (mientras las pymes cierran).
    La inflación dibujada deja en evidencia el fracaso de medidas monetaristas. Esta que es la ideología base del gobierno que reniega de la una inflación mayoritariamente originada por puja distributiva en la “oferta” de sectores productivos altamente concentrados y hasta ciertos sectores del periodismo, (a tono con los recientes nobeles de la materia), que la justifican como una impredecible inflación por “expectativas” o psicológica donde juega más la “credibilidad con el futuro” (sic) que una conferencia de Nerón Aranguren pisando de nuevo el acelerador inflacionario y que hará que para alcanzar la meta de una inflación de “un dígito” debamos recurrir a números en base 64 o superior.
    Al repetido dibujo del IPC de Todesca luego de salir del cuarto oscuro vendrá un nuevo golpe tarifario por parte del ministro de las petroleras que van a colocar hasta la centésima derivada de la función de evolución de precios en positivo.
    El pago de “servicios” de deuda externa empiezan a sobrepasar nada menos que el 30% de las partidas presupuestarias, con un monto total que se acercará peligrosamente al 60% del PBI en el 2018, (y mayores servicios), según los propios números presupuestarios de Cambiemos, (relación triplicada en menos de tres años pese a las recientes mentirillas de Frigerio que contradicen conferencias de prensa de Alfonso Prat Gay en Mayo del 2016 y al que hay que añadirle además un extraño empalme y retoque de números en el primer semestre).
    Si bien hace un par de años el endeudamiento financiero de las familias era el más bajo de américa por la bajísima confianza en el sistema financiero, la dependencia y endeudamiento se está acrecentando a pasos agigantados producto de la pauperización y eliminación de la capacidad de ahorro de la grandes sectores que se aferran desesperadamente al plástico como forma artificial de mantener un nivel de consumo con estrategias kamikaze como “Ahora 84”, (lo dije hace más de un año pero ahora aparece como “novedad” en publicaciones financieras).
    A los cifras que alarman hasta la “propia tropa”, (como el mismísimo Espert), desde el poder aseguran que “un crecimiento”, hasta ahora subjetivo, licuará los niveles de deuda nacionales y el endeudamiento de sectores importantes, (sectores estos que además deberán enfrentar nuevos ajustes tarifarios y caídas reales de salarios con nuevas leyes y proyectos laborales e inflación por puja distributiva y que todos estos indicadores no nos llevarán a un nuevo 2001).

    A todo esto hay que añadir el enorme incremento de la vulnerabilidad del país ante factores externos conocidos, pero que ningún “gurú” vio por ejemplo a fines de los ’90, dejará al borde del incendio local a toda la sociedad.

  5. 10 años necesitaron?
    Una eternidad pensando en que este año aseguraban que los precios al consumidor bajarían perceptiblemente al obligar a las cadenas a sincerar y diferenciar los intereses cobrados encubiertos en los mecanismos de financiación y el precio de contado.
    Por lo visto si bajaron fue para tomar envión en un nuevo salto.
    Y estamos hablando de un versito oficial de hace sólo unos meses que pasó al olvido sin pena ni gloria, y más a tono con los plazos de nuestra reconocida memoria autóctona.

  6. Algunos analistas de este sitio intentar seguir el rastro de la manada de elefantes por sus pisadas sin querer darse cuenta están sobre el lomo mismo de una de las bestias.

    ‘Crece el consumo masivo en sectores más bajos pese a la pérdida de ingresos’
    14|10|17 21:25 – Patricia Valli
    http://www.perfil.com/economia/crece-el-consumo-masivo-en-sectores-mas-bajos-pese-a-la-perdida-de-ingresos.phtml

    Por ejemplo analizar los intríngulis de supuestas variaciones dudosas, y pequeñas, de un Indec de temeraria confiabilidad para llegar a la sesuda conclusión de una apreciable y amplia caída salarial de numerosos sectores con un inexplicable ‘incremento de consumo’.
    Esos sectores deben recurrir a sustitución de bienes básicos, por ejemplo con ‘segundas marcas’, compras al por mayor en modo cooperativo, forzadas compras ‘día a día’ de bienes muy perecederos en el almacén de la esquina o, cosa que el artículo en forma llamativa omite y se trata de un dato clave, a un notorio incremento del endeudamiento en plástico o bancario que salta de las estadísticas minuciosas del BCRA.

    Como decía un cómico español nada mejor que leer los diarios para desinformarse.

  7. Es dificil controlar la “gula empresarial”, siempre tienen un pretexto, gobierne quien gobierne en Argentina.

Deja un comentario