FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

10/11/2017

Por qué las Lebacs van a seguir ganando

Por José Ignacio Bano* / La lucha contra la inflación del Banco Central, que subió la tasas de referencia a casi 29%, da oxígeno para que las Lebacs sigan siendo la inversión del momento.
Con la suba de tasas, las Lebacs siguen siendo la mejor apuesta para los inversores.

Todavía quedan resabios de lo que fueron las últimas elecciones. Y no es para menos, ya que el guiño positivo del electorado a Cambiemos permite que el Gobierno encare una serie de medidas y reformas económicas, impositivas y financieras, que siembran buenas expectativas en los inversores.

Si bien no es novedad, en las últimas semanas más que nunca se ha visto una posición firme en la política monetaria del Banco Central para seguir bajando la inflación. Pese a que la meta de 17% de este de año fue superada en septiembre y que se espera que termine en torno a 23%, igual no puede negarse la tendencia de desinflación. 23% de 2017 sería casi la mitad de la inflación de 2016 de 41% y además sería la tasa más baja de los últimos 8 años.

Para 2018 el objetivo del Banco Central será volver a bajar a la mitad la inflación del último año y llevarla a 12% aunque el mercado – en el relevamiento que hace el mismo Banco Central – supone que nuevamente no se cumplirá la meta y terminará el año 2018 con una inflación de 16%.

Sabiendo la institución monetaria la dura batalla que deberá seguir librando, anunció su decisión de subir la tasa de referencia a 28.75%. Como venimos sosteniendo desde hace un tiempo, definitivamente esto permitirá que las Lebac tengan cada vez más vida y sean las más elegidas entre los inversores. En este sentido, para la licitación del próximo martes es de esperar que la entidad que encabeza Federico Sturzenegger eleve su tasa de corte anterior, de 26.5% a valores coincidentes con la tasa de referencia anunciada esta semana.

Esta próxima licitación tendrá el condimento extra de que ya el gobierno manifestó su intención de que el impuesto a las ganancias impacten sobre la renta que los inversores obtengan de las Lebacs gravándolas con un 5%. Si bien todavía este impuesto es un proyecto, hacer la matemática de aplicarlo ahora a una tasa de 28,75% llevaría a una tasa neta de impuestos de 27,3%, es decir, aún así sería superior a la de la licitación del mes pasado para el menor de los plazo.

En este contexto el Central deberá salir a seducir a los inversores y de esa manera lograr renovar en su totalidad el stock de Lebacs que vencen evitando así que quede más efectivo en circulación, lo que sumaría mayor presión inflacionaria. Esperemos que se pueda controlar la espiral ascendente de tasas que comenzó en 22,25% en marzo de este año y con 6,5% de aumento, terminó en los valores actuales.

*Gerente de Asesores Financieros de InvertirOnline

Archivado en: , , , ,

 

 

6 pensamientos en “Por qué las Lebacs van a seguir ganando”

  1. Todo un comportamiento equizoide que revela el gigantesco Pinocho que tenemos en el Estado.
    Se habló en el 2016 de una inflación del 40% de referencia, mientras el gobierno autorizó aumentos de precios regulados “por mayores costos”, a prepagas por ejemplo, del 57%.
    Para este año el delirium anuncia que si bien la inflación rondará un irrisorio 23%, las mismas empresas ya abrocharon una suba anual del 30% en base vaya a saber uno que “mayores costos” maneja la Secretaría de Comercio. Y si es así que costos mide Jorquito Todesca, o realmente estamos frente a un Indek II?

    Por otro la bicicleta de las LEBACs, que en total ya están por arriba de la masa monetaria, reflejan la esterilidad de una lucha contra la inflación con recetas y bases teóricas premeditadamente equivocadas.
    Cuando se entra en este tipo de espirales que se asemejan al timo de Ponzi la tasa no puede bajar, se necesita imperiosamente mantener al dolar anclado a cualquier precio, de lo contrario las cuentas del modelo no cierran, (y la cesación de pagos es inevitable), y en esto hasta todas las calificadoras a coro reconocen que la inestabilidad se exponencia con en este yenga financiero, y en las calificaciones publicadas el riesgo coyuntural publicadas son una obviedad.
    Para colmo en el país ya se demostró que el impuesto al IVA lo paga el extremo de la cadena productiva, así que algunas voces lúcidas han advertido que el impuesto a la renta financiera será una especia de sobretasa de las LEBACs que se pagará con más endeudamiento.
    Si pones a Golden Boys al mando del mercado no esperes reactivar el sistema de la economía productiva.

  2. Todos los gobiernos de Argentina han gobernado para los ricos. Ahora Macri propone seguir bajando las magras jubilaciones para que los empresarios puedan embolsar más plata, al bajarle los impuestos, y él pueda seguir teniendo fondos para financiar el clientelismo y tratar de seguir en el poder. La solidaridad bien entendida empieza por casa. El Estado debe cumplir su obligación con los jubilados ya que nos obligó a aportar con la promesa de darnos una jubilación digna. Las jubilaciones en Argentina no son dignas. No se pueden bajar. Espero que el Congreso pare este ajuste brutal propuesto por Macri.

  3. Después de salir del default y del cepo, sin las Lebacs, el dólar estaria a mas de 25 pe, con todo lo que eso significa, hay que bajar el gasto inútil en el Estado, modernizándolo, sino seguiremos con la fiesta de la última década.

  4. Cuestiones de fondo
    Año 2015: 23% de Deuda externa/PBI (*).
    Año 2017: crece al 45% la relación y ya representa 26% de incidencia de “pagos de servicios de deuda externa” en el Presupuesto Nacional, sin contar la incidencia de los pagos no contabilizados de las provincias. Es decir que de cada peso que dispone el gobierno debe asignar más 26 centavos al pago de la deuda.
    Año 2018: 60% de relación estimada según el propio presupuesto que maneja el gobierno. Hagan cuentas de incidencia que tendrán los servicios, y rezando que las tasas internacionales suban lo mínimo y no se disparen.

    Desde el foro de economistas afines a Cambiemos las voces de alertas son preocupantes, a nivel oficial confían que un mágico crecimiento del PBI, de cifras magras del 2 al 3% según quien lo diga, amortigüen un crecimiento de la Deuda Externa de tres veces en sólo tres años, algo matemáticamente imposible.

    Como dijo De Pablo, la fiesta de la LEBACs será factible hasta que factores externos impredecibles o la dura realidad numérica interna sean los detonantes y en ese momento estaremos peor que la Venezuela de hoy, pero con el precio del petróleo en lenta alza y las materias primas en baja en un país con una economía cada vez más primarizada y extractiva.

    Las calificadoras, a las que este gobierno tiene supuestamente tanta llegada, han sido hasta condescendientes al mantener sus espectativas con la preocupante situación actual, cuando desde el gobierno esperaban un guiño de aprobación por tantos gestos serviles hacia los mercados internacionales.
    Hasta el propio Espert con gesto adusto a expresado su gran preocupación en la toma de deuda externa para financiar gastos corrientes y déficit, algo que en el momento más inesperado dejará de ser una piedra en el zapato y comenzará a ser una soga al cuello.

    Desde el FMI y el BM, en off, se relamen con los números y ya hacen cuentas con los resultados de las auditorías.

    (*) Conferencia periodística de Alfonso Pray Gay en el BCRA en mayo del 2016.

  5. Y en este desenfreno, donde ya hay sesgos de preocupación en los mismos mercados y nerviosismo en los inversores que se empieza a notar en las exigencias de más y más medidas al gobierno.
    Una película sin fin porque la voracidad de ganancias normalmente no tiene límites.
    Podríamos completar el cuadro faltante al post anterior si bien no hay datos fehacientes porque la información de la deuda del 2016 es muy escueta, al punto que falta datos importantes del acuerdo final con los Fondos Buitres de hace un año y medio.

    Año 2016 relación alrededor de 30/35% y 14,4% de incidencia de pagos de servicios de Deuda Externa en el presupuesto nacional.
    En los datos oficiales del presupuesto las partidas para servicios de deuda externa habrían pegado el estirón de un 185% en u$ con la actual administración.
    Estas cifras son las que provocan gestos sombríos hasta en los propios economistas simpatizantes del gobierno teniendo en cuenta el crecimiento imparable de la deuda externa.
    Una proyección lineal de crecimiento nos deja cerca del 40% del presupuesto 2018 afectado con el explosivo agregado de un retraso cambiario cada vez más pronunciado.

  6. Con solo detenerse a pensar que la masa de LEBACs que se maneja a tasas increíbles ya esta en un 67% por encima de la masa monetaria circulante ya es más que altamente preocupante.
    Es decir por cada 100 pesos que tengo en el bolsillo el BCRA ha emitido la friolera de $ 167 de deuda en LEBACs a casi el 2.4% efectivo mensual.
    Todo con un dólar que esta clavado desde julio lo que da una idea de la rentabilidad infernal en esa moneda, (que se esta pagando a una manada de inversores extranjeros que inundan el mercado con dólares planchando la demanda con la sobreoferta).
    Esta pelota de más deuda pública están en cifras que se van haciendo una avalancha de nieve en una ladera empinada y o se observa por parte del gobierno medidas concretas para frenarla.

Deja un comentario