FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

27/04/2018

La oportunidad de ser pioneros en Detroit

A través de su empresa Rock City Team, Natalio Zaglul y Marcos Wilamowsky crecen y desarrollan en el sector real estate de Detroit.
La ciudad de Detroit tiene numerosas ventajas para el negocio del real estate.

Durante 15 años hicieron negocios inmobiliarios en la Florida. Como socios, Natalio Zaglul (quien vivió 21 años en Miami) y Marcos Wilamowsky tenían una misma visión en cuanto a las oportunidades que este mercado les ofrecía. Pero necesitaban algo más para crecer.

Natalio se instaló un año en Toronto, Canadá, y de allí comenzó a investigar los mejores mercados para invertir en Estados Unidos. Y se fijó en Detroit. La ciudad se había declarado insolvente en julio de 2013 con una deuda de más de u$s 14.000 millones, situación de la que pudo salir en diciembre de 2014. Esto provocó que algunos inversores comenzaran a invertir en real estate en la ciudad, y esto es lo que advirtieron Zaglul y Wilamowsky: que había una oportunidad única.

Los socios vieron que había muchas propiedades a la venta y que los precios de las mismas comenzaban a subir. Entonces, decidieron en 2015 mudarse a Detroit y allí crearon Rock City Team. Con esta firma no sólo adquirieron propiedades para su portfolio personal sino para inversores externos.

El hecho de vivir en la ciudad les da la ventaja de conocer el mercado desde adentro. “Nuestro éxito se generó cuando nos mudamos. Porque nuestra compañía está en Detroit y nosotros vivimos en Detroit. Estamos acá”, dice Natalio.

Primero se dedicaron a la compra y venta de departamentos y casas. Luego vieron un nicho muy redituable y se dedicaron a la compra, reciclado y reventa de edificios. Esto atrajo muchos inversores internacionales. En total, hasta ahora, vendieron 970 unidades entre casas y departamentos.

Otra firma que crearon fue Rock City Management Group, que se dedica a administrar las propiedades que compran o venden. El staff de esta firma incluye gente de administración, de mantenimiento y equipos para arreglos, además de profesionales como abogados y contadores para ayudar y asesorar a los inversores internacionales.

Además, el grupo se está expandiendo hacia el lado de los desarrollos, con dos edificios que, a través de una empresa constructora partner, están por levantar en el Midtown de Detroit.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Un pensamiento en “La oportunidad de ser pioneros en Detroit”

  1. El futuro no es ya lo que solía ser.
    Art­hur C. Clar­ke, es­cri­tor y cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co

    Detroit es una ciudad emblemática de la actual decadencia americana.
    Sede de las grandes automotrices luego de la II GM fue un ejemplo del American Way Life, con una industria altamente productiva y empleo calificado que permitían un sostenido ascenso social para muchos.
    Luego el outosourcing de las reaganomics se tradujo en aumentos de ganancias en pocas manos de un sector social privilegiado y pérdidas de empleos genuinos para el 99%.
    De Ford, Crysler o GM a un McDonals, un WalMart o venta callejera de Tupperware en directo imagen de un “ascenso social” que quedaría al desnudo con la incursión del huracán Katrina o la posterior crisis del 2008 que mostraría Michael Moore en su documental “Roger & Me”.

    Curiosamente a fines de los ’80 esto quedaría ejemplificado en el film Robocop de Paul Verhoeven.
    Faltaría la llegada del turco en los ’90 para que el argentino medio comprendiera, con la explosión del fenómeno cartonero, la imagen de una harapienta anciana trajinando en la noche con su destartalado chango de supermercado lleno de latas de cervezas vacías.
    La privatización del Estado, la pérdida de sus jurisdicciones y atributos, el canibalismo darwiniano a nivel empresarial, la manipulación mediática, el aviso del conflicto del 1% vs. el 99%, la corrupción, el florecimiento de las actividades económicas marginales como la droga y el de una sociedad entera desprotegida ante la voracidad de los CEOs quedarían reflejados en forma maestra.
    En esta ficción la ciudad quedaba en manos de una corporación japonesa porque el director no previó el declive gerontológico de esa nación y su crack en los ’90. Pero no estuvo muy equivocado, a fines del 2017 se hizo progresiva una inversión china que se adueñó de la ciudad entera.
    En una retrospectiva de la obra de Verhoeven es perfectamente entendible hoy la directiva secreta “no oponerse ni atacar a directivos de la OCP” que ejemplifica como nada que en el sistema actual “hay algunos más iguales que otros” cuando uno repasa las andanzas y fallos del funcional e increíble juez Bonadio y otros como él.

Deja un comentario