FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

07/06/2018

Bayer compró Monsanto por u$s 63.000 millones

Bayer recibió el okay de las autoridades norteamericanas para la fusión con Monsanto. La integración comenzará en un par de meses.
La fusión de Bayer y Monsanto se da en un contexto de concentración global del sector.

Bayer compró a la multinacional estadounidense Monsanto por u$s 63.000 millones, luego de negociaciones durante dos años con las autoridades antitrust de Estados Unidos, convirtiendo a la alemana en la empresa agroquímica y de semillas más grande del mundo.

La fusión, estimó Bayer (ver: http://www.advancingtogether.com/) en un comunicado, podrá comenzar en dos meses, cuando la compradora ceda u$s 9.000 millones de sus activos a la firma BASF y así cumpla el compromiso al que se llegó el mes pasado con el Departamento de Justicia de EE.UU. en defensa de la competencia. Monsanto y el grupo alemán continuarán actuando como empresas separadas hasta que finalice la fusión completa, lo que podría tardar varios años.

Esta adquisición se da en un contexto de concentración del sector a nivel global, lo que puso en alerta a los ambientalistas. En 2017, Dow Chemical y DuPont se fusionaron y ChemChina compró Syngenta por u$s 43.000 millones. Entre los tres megagrupos manejan el 60% del mercado mundial agroquímico y de semillas.

“Hoy es un gran día: para nuestros clientes y granjeros alrededor del mundo, a quienes podremos ayudar a asegurar y mejorar sus cosechas aún más; para nuestros inversionistas, porque esta transacción tiene el potencial de crear un significativo valor, y para los consumidores y el resto de la sociedad porque estaremos mejor posicionados para ayudar a los granjeros del mundo a producir más alimento saludable y asequible, de una manera sustentable”, dijo Werner Baumann, presidente del Board of Management de Bayer.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

2 pensamientos en “Bayer compró Monsanto por u$s 63.000 millones”

  1. Juancho:
    Surgen varios dilemas importantes para ese caso que ya discutió la prensa europea.
    Primero una adquisición de una empresa que esta en el podio por antonomasia de las de peor imagen mundial, con productos altamente cuestionados para la salud humana y el medio ambiente; y que incluso adoptó políticas agresivas persecutorias contra cualquier prensa o investigadores científicas independientes que cuestionaran sus dudosas pruebas de inocuidad.
    Un caso resonante fue el tristemente célebre desfoliante “Agente Naranja”, cuando ante apabullantes pruebas de su toxicidad a finales de los ’70 la gran prensa norteamericana se negaba todavía a aceptarlo ante la avalancha de fondos vía propaganda de la multinacional.

    El otro problema es que muchos productos de la compañía están prohibidos en muchos países miembros de la UE que son muy rigurosos en el tema seguridad alimentaria y ambiental. Que pasará ahora?

    Con relación a la acumulación y con concentración natural a la que tiende el sistema global sólo puede ser regulado estrictamente por los Estados, y es acá donde precisamente la globalización tiende a sortearlos muy especialmente a través de opacos tratados de Libre Comercio, (TLC, TTIP, TISA, etc.), u organizaciones como la OMC y similares.
    Esta “gravedad”, (tendencia natural a la concentración), intrínseca del sistema de libre mercado demostrada hasta el hartazgo empíricamente fue tratada de subsanar con ese mamarracho teórico de los neoliberales denominada Teoría del Derrame o del Goteo.
    Por estos lares la actual administración la esbozó como justificación del cambio con su notorio modelo de transferencia de recursos a sectores altamente concentrados, las palabras “derrame”, “brotes verdes”, “próximo semestre” fueron parte de ese discurso cuasi religioso.

Deja un comentario